martes, 22 de febrero de 2011

Máquina de vapor de 1863

La Maquinista Terrestre y Marítima (MTM) fue uno de los fabricantes de maquinaria más importantes en la España del siglo XIX y gran parte del XX. Surgió en 1855 como fusión de dos empresas: los talleres de Valentín Esparó y La Barcelonesa, de Tous y Ascacíbar. La finalidad de la nueva empresa era construir máquinas de vapor terrestres y marítimas, así como locomotoras para los ferrocarriles, aunque llegó a fabricar todo tipo de construcciones metálicas y mecánicas, incluso barcos. La contribución de la MTM fue muy pequeña en el ámbito de la marina mercante y significativa, pero muy tardía (primer tercio del siglo XX), en el de las locomotoras. Una de sus actividades destacadas fue la fabricación de máquinas de vapor. Entre 1856 y 1935, construyó 569 máquinas de vapor fijas (de las que tan sólo 18 fueron construidas a partir de 1901), y 59 marinas entre 1856 y 1900.

Máquina de vapor en el parque barcelonés de La Maquinista Terrestre y Marítima.

La actividad principal de MTM fue la calderería y también la fundición de hierro. Su proximidad al mar facilitaba el transporte de materias primas y salida de sus fabricados y aunque inicialmente este transporte se inició por la playa de la Barceloneta, la proximidad al puerto y la mayor facilidad para la carga y descarga que este ofrecía hizo que se orientará el transporte hacia él.

A fines de los años 80 del siglo XIX, esta empresa ganó el concurso para el suministro de maquinas y calderas de vapor para buques de la Armada Española, estas piezas de gran volumen y peso serían conducidas por pesados carros a través de las calles de la Barceloneta hasta el puerto.

En 1917 MTM construyó su segunda fábrica, entre los barrios barceloneses de Sant Andreu de Palomar y Buen Pastor, con una extensión de más de 100.000 m2 y una plantilla de 3.000 trabajadores. Hacia 1965 los talleres de La Barceloneta fueron desmantelados y se mantuvieron como almacén de productos. Hacia 1993 los talleres de Sant Andreu fueron desmantelados por completo, la empresa propiedad de la SEPI (Anteriormente del INI) fue vendida a la francesa Alsthom, junto con la empresa MACOSA y se trasladó a unos talleres construidos entre los municipios de Santa Perpetua de la Mogoda y Mollet del Vallés. En el año 2000 se urbanizaron los terrenos se construyó un centro comercial y un pequeño parque, que lleva el nombre de la empresa. En 1993 los trabajadores de MTM pidieron que se realizase en la zona un pequeño museo que mostrase la actividad de la fábrica y, a su vez, sirviera como centro social. El edificio a día de hoy está construido y consta en la página web del ayuntamiento de Barcelona como tal, pero pendiente de apertura.

En 1985 se realizó en el Borne de Barcelona (Antiguo mercado central situado en el barrio de La Ribera) una exposición que en su título lo decía todo: "1833 Catalunya la fàbrica d'Espanya 1936". En el libro que se editó para la exposición se mostraba la máquina de vapor construida en 1863 por La Maquinista Terrestre y Marítima y que después de trabajar en una fábrica se había recuperado y se encontraba a la entrada del recinto fabril de la empresa en aquel momento. Una vez desaparecida la empresa, la máquina se encuentra en el parque barcelonés del mismo nombre, en unas condiciones mucho peores y más deteriorada, pero protegida por un pequeño estanque de poca profundidad. Las fotografías en verde y blanco muestran la máquina que aparece en el citado libro.

El volante de la máquina tiene unos 4 metros de diámetro, por esta razón en la actualidad se la conoce como la rueda y es posible que muchos de los que la observan no sepan ni de que se trata, ni que tiene una historia de siglo y medio. En algún lugar hemos leído que se trata de la primera máquina de vapor construida por MTM, cosa que también es falsa.

Los cilindros accionan la biela principal mediante unos balancines intermedios.

Un sistema de pequeñas bielas obliga a los vástagos de los cilindros a realizar un movimiento longitudinal.

Los dos cilindros disponen de sus prensaestopas y un sinfín de tubos para la entrada y salida del vapor.

Sobre el eje principal van montadas las excentricas de la distribución del vapor.

En lo alto de la viga principal que soporta el eje del volante está situada la placa de fabricación de MTM, que indica el año en que se hizo.

No hay comentarios: