sábado, 19 de febrero de 2011

Un superordenador en un concurso de la tele

Nuestro ordenador personal hace sólo hace unas décadas habría sido considerado como un supercomputador. Su procesador es capaz de calcular entre 6.000 y 7 .000 millones de operaciones de coma flotante por segundo, es decir, 6 ó 7 gigaFLOPS. La tarjeta gráfica, que realiza cálculos mucho más específicos, supera ampliamente esa cifra.

El primer supercomputador de la historia, el Cray-1, creado en 1976 en el Laboratorio Nacional de Los Alamos era capaz de realizar sólo 80 millones de operaciones por segundo, un 1% de la capacidad de un ordenador moderno y por supuesto era muchísimo más costoso. Para superar la barrera del gigaFLOP los científicos e ingenieros de Cray tuvieron que invertir casi 10 años de trabajo (1985), y aún estamos hablando de una máquina 10 veces menos potente que nuestro actual ordenador personal.

Esta semana Watson, un superordenador creado por IBM, ha conseguido vencer a dos contrincantes humanos en el concurso televisivo norteamericano Jeopardy. El concurso consiste en adivinar una pregunta a partir de una respuesta. Desde el punto de vista de un ordenador esto es muchísimo más difícil y complejo que una partida de ajedrez como la que Deep Blue, también de IBM, ganó a Kasparov en 1997. Deep Blue nunca volvió a jugar una partida de ajedrez a pesar de que Kasparov insistió en una revancha. Ahora descansa en el museo Smithsonian de Washington.

Watson es capaz de analizar en tiempo real el lenguaje humano y buscar significado dentro de un contexto a las palabras que analiza. La idea de IBM es crear un ordenador capaz de ayudar a los médicos en el diagnóstico, evaluando diferentes síntomas y datos de los pacientes.

Para ser precisos hay que aclarar que Watson en realidad es simplemente un "software". Puede ejecutarse sobre una amplia variedad de equipos. Para el concurso, IBM escogió uno capaz de realizar 80 billones de operaciones por segundo. Es decir, que es entre 100 y 1.000 veces más rápido que el procesador de nuestro ordenador personal y un 20% más rápido que el mayor superorodenador de España, el Mare Nostrum.

Sorprendente, sin duda, pero dista mucho de ser el ordenador más veloz del mundo. La lista TOP500, que se actualiza varias veces al año, recoge los supercomputadores más avanzados del mundo. El primer puesto, hoy en día, lo ocupa Tianhe-1a (Via Láctea), el ordenador del Centro de Supercomputación de Tianjin, en China, con 2,5 trillones de operaciones por segundo, es decir 2,5 petaFLOPS. En su interior hay más de 14.000 procesadores trabajando en paralelo y más de 7.000 unidades de proceso gráfico.

Estos ordenadores se utilizan a la hora de realizar cálculos muy complejos, como simulaciones de clima o desarrollo de medicamentos. Pero no solo es importante la velocidad de cálculo, la memoria, la velocidad de comunicación entre los componentes, el tipo de cálculos que realiza el procesador o el "software" son elementos muy importantes.

La clave de Watson o Tianhe-1 no es sólo el increíble número de operaciones por segundo que realizan, sino cómo se optimiza ese recurso para ciertos tipos de cálculo concreto. En el proyecto Watson han trabajado casi 50 personas diseñando los algoritmos y las estrategias que debe seguir el ordenador para evaluar las respuesta. Ellos son la inteligencia no artificial detrás de la máquina.

No hay comentarios: