lunes, 3 de octubre de 2011

Tesoros submarinos

En 2010, el Gobierno británico llegó a un acuerdo con Odyssey Marine Exploration para que realizase las tareas de recuperación de los restos del vapor carguero "SS Gairsoppa", de 125 metros de eslora y 5.237 toneladas, construido por Palmers, Hebburn, (Inglaterra) para la MoWT como SS War Roebuck, aunque acabó siendo el SS Gairsoppa de la British India Steam Navigation Co. Ltd. de Londres, que se hundió tras ser torpedeado por el submarino alemán U-101 el 17 de febrero de 1941. En el momento de su hundimiento, el carguero transportaba unas 240 toneladas de plata, 2.600 toneladas de hierro colado en lingotes, 1.765 toneladas de té y 2.369 toneladas de carga general.

De acuerdo con el contrato alcanzado entre ambas partes, Odyssey se quedará con el 80por ciento del valor de los lingotes de plata que sean recuperados. El pasado septiembre la compañía Odyssey comunicó que los restos fueron localizados en aguas del Atlántico Norte a unos 4.700 metros de profundidad y a unos 480 kilómetros de la costa irlandesa.

El anuncio del hallazgo tuvo lugar menos de una semana después de que un tribunal de apelaciones de Estados Unidos ratificara la orden de un juez de Florida para que la empresa Odyssey entregue al Estado Español otro importante tesoro de medio millón de monedas de plata y oro, valorado en 500 millones de dólares. Este tesoro fue hallado en 2007, en el lugar en el que la fragata española "Nuestra Señora de las Mercedes" fue hundida en 1804 por un buque inglés frente a las costas del Algarve (Portugal). Este tesoro permanece bajo custodia de Odyssey en una bóveda de seguridad ubicada en un lugar secreto de Florida.

En las costas españolas, o cerca de ellas, se encuentran unos 3.000 barcos hundidos. En el Golfo de Cádiz puede llegar a haber unos 850 pecios, de los que 180 estarían cargados de metales preciosos. Estos tresoros podrían tener un valor conjunto de unos 25.000 milllones de euros. Los ministerios de Cultura y Defensa llevan años rastreando el Golfo de Cádiz con buques cazaminas para localizar los buques hundidos.