domingo, 14 de febrero de 2016

Arranca la construcción de la décima línea de luz del sincrotrón ALBA


El Sincrotrón ALBA, situado en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), ha obtenido la autorización para construir su décima línea de luz, en la que se investigará la cristalografía de macromoléculas a partir de 2020. Los experimentos incluirán análisis de proteínas y complejos biológicos con un haz de rayos X muy fino y extremadamente brillante.


El Sincrotrón ALBA ha comenzado 2016 con el inicio de su décima línea de luz: una línea de microfoco para la cristalografía de macromoléculas. Con este nuevo instrumento se podrá descubrir cómo funcionan los sistemas biológicos a nivel atómico, siendo capaz de resolver en tres dimensiones macromoléculas y otros complejos.

Esta primera línea de microfoco producirá un diminuto haz de rayos X (del orden de una micra, una milésima de milímetro), lo que permitirá abordar un gran número de proyectos que en la actualidad están limitados por el tamaño de los cristales que pueden generarse o por los efectos dañinos que causa la radiación en la muestra. Entre ellos, cabe destacar las membranas de proteínas, complejos proteicos, complejos de ADN y proteínas sensibles a la radiación.

Las principales aplicaciones de esta 10ª línea de luz pertenecen al ámbito de la salud, a las ciencias de la alimentación o el medioambiente. En el campo de la medicina, permitirá ayudar en la búsqueda de nuevos fármacos contra enfermedades como el SIDA o la malaria, así como el desarrollo de nuevas terapias para tratamientos tumorales o la creciente resistencia bacteriana a los antibióticos.

La nueva línea tendrá aplicaciones en la salud, la alimentación y el medioambiente
También será de utilidad para encontrar soluciones a enfermedades en plantas y animales, así como nuevos métodos para incrementar la productividad agrícola. Todos ellas, áreas de interés tanto para el sector académico como industrial.

El presupuesto para la construcción de la nueva línea es de 7 millones de euros. El proyecto está cofinanciado con fondos FEDER y con el presupuesto interno del Sincrotrón ALBA. Se ha iniciado en enero de 2016 con la designación de un responsable de línea que ha comenzado su diseño y está previsto que realice los primeros experimentos en 2020.

La nueva línea de microfoco es la primera de las líneas de fase III que el Sincrotrón ALBA tiene previsto poner en marcha. En la actualidad, dispone de siete líneas a pleno funcionamiento desde 2013 (fase I), dos más en construcción que estarán disponibles para los investigadores a final de 2016 y en 2018 (fase II) y cinco nuevas líneas están planeadas en la fase III (incluyendo la línea de microfoco).

La construcción de estas líneas está sujeta a conseguir cofinanciación. No obstante, "nuestro objetivo es tener iniciada la línea número 15 hacia 2020, doblando nuestra capacidad actual", comenta Caterina Biscari, directora del Sincrotrón ALBA.