viernes, 12 de febrero de 2016

Etiqueta antihurto RFID


En esta etiqueta antihurto de una prenda de ropa podemos ver los circuitos que acompañan al pequeño microchip. Esta etiqueta ha sido fabricada por la empresa SML.

La antena se comunica por radio con el sistema de control y además proporciona la energía para activar el microchip, de forma que se pueda leer o escribir sobre él.



La tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) utiliza ondas de radio para transferir datos desde una etiqueta electrónica que está unida a un producto. Mediante un lector puedes identificar el producto y su seguimiento. La tecnología RFID permite identificar automáticamente el producto sin necesidad de leer un código de barras, la etiqueta puede transmitir y recibir datos, permitiendo actualizar el producto con nueva información.



La etiqueta de RFID consiste en una antena con un chip que contiene información sobre el producto, de esta manera el sistema no solo da una alarma cuando un producto se intenta hurtar, sino que permite tener información exacta del producto.

Es un sistema con una alta inmunidad a las falsas alarmas ya que para que una alarma se produzca es necesario leer el código interno de cada etiqueta, con lo cual ni tan siquiera etiquetas RFID de otros comercios pueden provocar alarmas.

Otra de las grandes ventajas es la posibilidad de proteger anchos de paso grandes sin importar la medida ya que podemos adaptar tantas antenas como necesitamos sin perder efectividad en la detección.

La tecnología RFID se introdujo en el mercado en el año 2.000 aunque actualmente se está trabajando en UHF Gen 2, en una frecuencia que en Europa es de 865 – 868 MHz y proporciona mediante software una analítica predictiva y una visibilidad en el inventario.









Comparado con la punta del lápiz, se puede ver que el microchip es mucho más pequeño.







No hay comentarios: