lunes, 28 de marzo de 2016

Graphenea


La empresa donostiarra Graphenea, especializada en la fabricación de grafeno, y en colaboración con el centro tecnológico vasco IK4-Tekniker, ha comenzado el desarrollo de un sistema que logre automatizar la producción de este material a gran escala en España.

El grafeno es quizá el material en el que la industria mundial ha puesto mayores esperanzas a causa de sus inmensas posibilidades de aplicación y sus numerosas propiedades físicas. Se trata de carbono puro dispuesto en una lámina de un solo átomo de espesor, una característica que dota a este material de estas extraordinarias características: es flexible, 200 veces más fuerte que el acero y cinco veces más ligero.



Por ello, y con el objetivo de solucionar esta problemática, la unidad de diseño, fabricación y montaje del centro tecnológico y Graphenea han diseñado conjuntamente un sistema para transferir el grafeno de una lámina de cobre a una lámina de silicio, un material clave en la industria electrónica, por medio de diversos baños químicos que disuelven el cobre y permiten depositar el producto sobre el silicio.

Y es que la producción de láminas de grafeno presenta algunas dificultades, dadas las características nanométricas del material, por lo que el objetivo que persiguen es el de poder manipular de manera más sencilla el grafeno mientras recibe los diversos baños químicos para ser transferido al silicio.

Las primeras versiones fueron fabricadas por medio de impresoras 3D en materiales de trabajo. Pero ahora, se está fabricando el tercer prototipo en teflón, con el objetivo de proporcionar condiciones reales a las pruebas de aplicación.

Graphenea, la primera start-up de nanoGUNE, nació en abril de 2010 con el objetivo de fabricar obleas de grafeno de alta calidad, bajo coste y tamaño industrial. Sus promotores fueron el actual responsable de la pequeña empresa, Jesús de la Fuente, y José María Pitarke, director general de Nanogune, en cuyas instalaciones de San Sebastián se ubicó la compañía.

En noviembre de 2009, José M. Pitarke (Director de nanoGUNE) fue galardonado con una mención especial por el jurado del 9º premio Manuel Laborde Werlinden por su iniciativa empresarial con el grafeno.

En enero de 2013, Graphenea pasó a formar parte de la iniciativa Graphene Flagship de la Comisión Europea, en calidad de proveedora principal de grafeno del consorcio.

En diciembre de 2013, la empresa petrolera española Repsol y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) adquirieron la condición de accionistas de Graphenea. Así, se invirtieron un millón de euros en el capital social de la empresa a través del área de energías renovables del programa INNVIERTE. Esta inversión fortaleció la capacidad tecnológica de Graphenea, ayudó a ampliar el negocio y le permitió mantener el liderazgo internacional dentro del sector emergente de la producción de grafeno.

En abril de 2015, nanoGUNE dejó de formar parte del accionariado de Graphenea.