lunes, 20 de junio de 2016

Exposición Hispano-Francesa de 1908 en Zaragoza


En 1902 la ciudad de Zaragoza decidió celebrar el primer centenario de los Sitios, celebración que se iba a mantener en un marco regular, formando la "Junta Conmemorativa de los Sitios". La realización de una exposición industrial fue planteada, sin embargo su magnitud estaba en duda por falta de fondos.


En 1906 el gobierno nacional decidió entregar dos millones y medio de pesetas para financiar la exposición, con lo que se creó el comité ejecutivo de la Exposición a cuya cabeza se colocó a Basilio Paraíso, un empresario local. Paraíso organizó la conmemoración del Centenario y la Exposición, encargando a Ricardo Magdalena la planificación. La Exposición se planteó como un acontecimiento moderno, para demostrar el empuje cultural y económico de la ciudad y de Aragón, a la vez que serviría para estrechar lazos y restañar heridas con los vecinos franceses tras los acontecimientos de las Guerras Napoleónicas del siglo anterior.


Stand de la empresa Corcho e Hijos de Santander en la Exposición Hispano-Francesa de 1908, realizada en Zaragoza.


Stand de la empresa La maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona.


Stand de MLM para la Exposición Hispano-Francesa de 1908.


El álbum de la exposición describía los diferentes productos expuestos.

Tejidos de la España Industrial, los vinos de Pedro Domecq, firma que presentaba una pirámide compuesta por botellas en posición vertical, conteniendo 500 litros de vino `Napoleón` con un valor de 1.000 libras esterlinas equivalente a 33.000 pesetas. Las conservas vegetales de Marraco Hermanos cultivadas en Monzalbarba, las cuales competían presentando los guisantes estilo francés y el puré de tomate concentrado por evaporación al vacío. Entre las industrias andaluzas, La Olivarera de Sevilla con sus aceitunas Gordal y Manzanilla, de Jerez, Valdespino Hno, los grandes destiladores de cognac. Máquinas de escribir Underwood, de calcular Brunsviga y sumadoras Burroughs, además de las máquinas recién creadas para copiar Cyclostyle, junto a un moderno mobiliario de oficina de Truniger. Causando una gran impresión los modernos Trenes de Trilla de Ruston y Coo fabricados en Inglaterra, uno de los cuales acababa de llegar a la Escuela de Agricultura de Zaragoza, Máquinas de Tren y otros equipos que eran acompañados de los legítimos motores `OTTO` fabricados por Gasmotoren Fabril Deutz en Colonia, Alemania, especiales para centrales eléctricas, molinos, abastecimientos de aguas, además de Gasógenos para antracita, cok, carbón vegetal, que garantizaban una fuerza motriz económica, con un gasto de combustible de 1 a 3 céntimos por caballo y hora.

Para las amas de casa, la Sociedad de Utensilios y Productos Esmaltados, llenaba un amplio stand con baterías de cocina, sartenes, jarras, cazos, embasadores, etc., para ayudar en las labores de cocina, al igual que dirigidos a ellas, estaban preparados los hermosos expositores de Grober y Cía con trenzas, cordonería, hilados y botones para labores de costura; en otros puntos eran los jabones de tocador de Renaud Germain, los calzados de fantasía, la pañolería de seda lisa y estampada de la Sociedad Anónima Sedera Franco-Española, además de numerosos productos y variedades del Instituto Español Químico-Farmaceútico que en su sección de perfumería presentó la línea de productos `Anfora`, dentro de una gran ánfora sevillana de loza andaluza de dibujo vidriado en blanco y azul que cautivó a todas las damas que por la exposición pasaron, algunas de las cuales hicieron correr sus finos dedos por las blancas y negras teclas de los pianos del sucesor de Luis Piazza.

Se mostró un sector importante que estuvo ocupado por la Industria Eléctrica, con dinamos, motores eléctricos, transformadores, conmutatrices, bombas eléctricas, ascensores y monta-cargas, ferrocarriles y funiculares eléctricos, grúas, material eléctrico de toda clase y numerosos tipos de lámparas, incluyendo la novedad de la lámpara de tipo incandescente de filamento metálico.

El hierro y bronce, en cuidada fundición, con prensas hidráulicas y de palanca para aceite y uva, depósitos metálicos, calderas para molinos, balconaje, columnas y armaduras para construcción y ornamentación de edificios, norias, arados, cerrajería industrial y artística, compresores de aire, calderas de vapor, turbinas, piedras para molinos harineros, puentes, armaduras metálicas... En suma, todo aquello que significaba perfeccionamiento de algo anterior y las novedades que marcaban el paso del progreso logrado y el avance que podía llegar en todos los campos y sectores.