lunes, 6 de junio de 2016

Harmony of the Seas


Con sus 361 metros de eslora, mide más que la Torre Eiffel y tanto como cinco aviones Airbus A380. Es el Harmony of the Seas, el tercer crucero de la clase Oasis de la compañía Royal Caribbean, y es el barco más grande del mundo. Después de tres años de construcción, en la que han trabajado unas 3.000 personas, este nuevo gigante de los mares está ya listo para zarpar. Los astilleros STX de Saint-Nazaire, en la costa oeste francesa, lo han entregado jueves a la compañía de crucero estadounidense. El domingo pondrá rumbo a Southampton, en el sur de Inglaterra, desde donde viajará a finales de mes a Barcelona, su puerto base hasta noviembre.


"Hoy es un día excepcional en el que entregamos un barco excepcional", recordó Laurent Castaing, presidente de STX Francia, durante la ceremonia de entrega, el 12 de mayo de 2016. "Sus resultados sobrepasan nuestras expectativas. No es solo el barco más grande del mundo, sino que es también el más respetuoso con el medioambiente", ha apuntado. "Es también el más caro del mundo, no quiero que me quiten ese mérito", ha añadido con un toque de humor Richard Fain, presidente y director ejecutivo del grupo Royal Caribbean Cruise, en referencia a los 1.000 millones de euros invertidos en la nave.


Todas las cifras del Harmony of the Seas dan vértigo: con 16 cubiertas para pasajeros, alcanza los 72 metros de altura, que se pueden recorrer en uno de los 24 ascensores. A los 361 metros de eslora se suman 66 de manga para alcanzar las 227.000 toneladas. Es algo mayor que los anteriores barcos de la familia Oasis, al tiempo que incorpora nuevas tecnologías como el acceso a una conexión rápida de Internet en alta mar. Sus 2.747 camarotes pueden acoger hasta 6.410 pasajeros, a los que se suman los 2.300 miembros de la tripulación. Alcanzará una velocidad de crucero de 22 nudos, gracias a sus cuatro hélices transversales de 7.500 caballos.