lunes, 20 de junio de 2016

La central hidroeléctrica de Talarn


El complejo hidroeléctrico de Talarn (Denominado también de Sant Antoni o de Tremp) en su momento era la presa más grande de Europa y la séptima del mundo, y el pantano fue uno de los primeros que se construyó en Catalunya y el primer gran embalse español ideado para un uso hidroeléctrico. La construcción de la central de Talarn, propiedad de la Light and Power Company, conocida como La Canadenca, empezó a finales del 1911 con la obtención de los permisos que permitieron iniciar las obras el noviembre de 1912 con un túnel de derivación del río Noguera Pallaresa.


Para llevar a cabo la obra fue necesario construir la central auxiliar de Sossís, situada cerca de la Pobla de Segur, una cementera, la carretera de Terradets, canales de riego (que propiciaron nuevos cultivos como almendros y forrajes) y un campamento para los 4.000 trabajadores que participaron, puesto que la Conca de Tremp no contaba con suficientes alojamientos como consecuencia del aumento de población, que entre el 1912 y el 1916 creció un 65%.


La totalidad del complejo hidroeléctrico de Talarn, que está formado por la presa, el embalse y la central de producción de electricidad, supuso una inversión de casi 39 millones de pesetas. Con este dinero se habrían podido construir hasta 98 edificios como la Casa Milà de Barcelona, conocida popularmente como La Pedrera, que también data de aquella época y ya fue un edificio considerado muy costoso.


La central está ahora totalmente automatizada y modernizada de manera que se puede controlar a distancia desde Lleida. Con 82 metros de altura la presa de la central era la más alta de Europa en 1916. La construcción finalizó el 2 de marzo de 1916 con la entrada en servicio del primer grupo turbina-alternador.

La de Talarn es una central que puede producir anualmente la energía que consumen 44.000 viviendas con cuatro personas (119.086 MWh). Esto es así desde hace 100 años, cuando se puso en funcionamiento y hoy en día aún conserva esa esencia con "la carcasa de las máquinas" original, aunque la central está modernizada y automatizada hasta el punto de que no es necesario que nadie esté trabajando in situ. Cuando el 2 de marzo de 1916 salió el primer kilovatio de la central, este sirvió para alimentar los tranvías de la ciudad de Barcelona. La otra pieza fundamental que complementa la Central de Talarn es la presa del pantano de San Antonio. Su función es contener el agua que hay en el embalse, de 204 hectómetros cúbicos, entre la Pobla de Segur y Tremp, con una longitud de 12 kilómetros y una anchura que en algunos puntos alcanza los 4 kilómetros.