lunes, 8 de agosto de 2016

La Guerra de Cuba


La Guerra de Cuba se inició el 24 de febrero de 1895 en un levantamiento simultáneo de 35 localidades cubanas, en el Grito de Oriente (antes conocido como Grito de Baire) y terminó en 1898 con la rendición del ejército colonial español ante el avance militar estadounidense, con la asistencia y el apoyo de los mambises (miembros del ejército independentista cubano) en la conocida generalmente como Guerra hispano-estadounidense (llamada «Guerra hispano-cubano-estadounidense» dentro de la isla).

De la revista "Le Monde Illustré" del 28 de noviembre de 1896 es este texto y estas imágenes.


La insurrección en Cuba ha ido en aumento, desde el 24 de febrero de 1895, hasta convertirse en una autentica guerra y no se sabe actualmente cuando va a terminar esta campaña desastrosa en la que ambos oponentes ponen tanta energía y tenacidad en la lucha.

El grabado que se acompaña muestra la trocha de Mariel Majana que acaba de ser tomada por los insurgentes.

Para entender las respectivas posiciones de las partes beligerantes, se debe hacer referencia al mapa. Todas las partes en gris están ocupadas por los rebeldes, las que permanecen en blanco están controladas por los españoles.


Las trochas son una especie de zanjas anchas, cavadas en la parte más estrecha de la isla y defendidas de quinientos metros en quinientos metros mediante pequeños fortines. Este sistema fue ideado por el general Weyler, con la intención de cortar la isla y limitar a los insurrectos para repelerlos poco a poco, y avanzar mediante el establecimiento de una nueva trocha.

Actualmente, hay sólo dos que no han conseguido lo que de ellas se esperaba y han dispersado demasiado el ejército del general Weyler. Los insurgentes cubanos han cruzado varias veces este sistema de defensa.

Este esquema sintetiza la guerra de Cuba. No hay grandes batallas en estas zonas cubiertas de vegetación tropical. Sin embargo, constantemente, a cualquier hora del día o de la noche, la pólvora habla en todas partes y las trochas son atacadas por los exploradores que no dejan respiro a las pequeñas estaciones; si los españoles organizan columnas, se les permite seguir adelante, pero son paulatinamente diezmadas y no se dan cuenta de que la mayor parte de las veces los cubanos insurgentes se sitúan en silencio detrás de la columna y avanzan con ella y la destruyen gradualmente.

Los insurrectos cubanos han organizado una República, y están pendientes de ser reconocidos por las cancillerías como beligerantes, lo que reconocería su independencia.

El Senado de los Estados Unidos es favorable a los deseos de los insurrectos cubanos, y si el Presidente Cleveland hubiera tenido en cuenta los deseos de la asamblea, la Gran República habría reconocido la existencia legal de su hermana menor. Pero el presidente, cuyas competencias están a punto de expirar, no quiere asumir esa responsabilidad y prefiere que las cosas queden como están.

La República de Cuba tiene una completa organización política. Un presidente, Salvador Cisneros Betancourt, Marqués de Santa Lucía, un ejército de tres armas, generales, entre los que Maceo es el más popular, delegados en el extranjero como el doctor Betances, representante en Europa, con residencia en París, por último, varias heroínas como Matilde Varona y Agramonte, muerta luchando por la independencia.

Estamos encantados de dar a nuestros lectores los retratos de estos personajes que nos fueron dados en parte por nuestra hermana La República de Cuba.

El Marqués de Santa Lucia es un hombre de sesenta y cuatro años, con una gran corrección, y absolutamente popular en Cuba. Nacido en Puerto Príncipe, participó en el primer movimiento insurreccional el 4 de noviembre de 1868. Durante el levantamiento de 1878, sus compatriotas lo llamaron a la presidencia en lugar de Céspedes. Huido a Nueva York después de la pacificación, regresó en 1885 y ejerce el poder supremo de nuevo.

Se dice de él que durante la última guerra, se dirigió a las tropas en combate, con un látigo en la mano sin tener que utilizar ningún arma. Siempre ha sido admirado por su desafío al peligro.

El Dr. Betances nació en Cabo Rojo. Fue educado en Francia, donde obtuvo sucesivamente la licenciatura en Letras, en Ciencias y el Doctorado en Medicina de la Facultad de París.

De vuelta en su país, se significó con su conducta galante durante una epidemia de cólera, pero sus puntos de vista políticos le llevaron al exilio. Después de algún tiempo viviendo en Francia, regresó de nuevo a Puerto Rico, pero pronto tuvo que volver al exilio.

El Dr. Betances, por su parte, ha trabajado en varios periódicos de París, como el "XIXe Siècle", cuando este diario fue dirigido por Edmond About. El Gobierno francés le ha nombrado caballero de la legión de honor.

Al reanudar la insurrección en febrero de 1895, fue nombrado director general de la República de Cuba en Europa, y desde entonces se dedicó exclusivamente a estas delicadas funciones.

Hemos publicado el retrato del general Calixto García, digamos de paso que tiene el control de las ciudades de Guáimaro y Cascaro y sus tropas dominan toda la parte oriental de la isla.

Matilde Agramonte y Varona fue una niña cubana, nacida en Puerto-Príncipe en el seno de una rica familia de la aristocracia de la Habana.

Su padre y su hermano mayor murieron durante el levantamiento de 1878. Sus hermanos y tíos formaban parte del personal del general Maceo.

Una vez sola en su plantación de Puerto Príncipe, un día que estaba ausente, de visita en un pueblo cercano, al regresar se encontró su propiedad quemada y sus sirvientes muertos.

Indignada, ella rogó a los primeros soldados cubanos del general Maceo que pasaron, le permitiesen alistarse como voluntaria. El general se negó al principio, pero tuvo que ceder.

Unos días más tarde, Maceo dirigía una expedición de cubanos desarmados que viajaban desde un punto de la costa en donde habían desembarcado, hasta Quemado de Güines, los exploradores descubrieron una columna española. La lucha no se podía entablar sin sacrificar la vida de muchos hombres y poner en peligro el éxito de la expedición.

Maceo pidió algunos hombres resueltos para detener la columna española y dar tiempo para que salieran los demás. Matilde se presentó en primer lugar, con sus tíos y hermanos. Todo el mundo sabía que no regresarían. Sin embargo, reconocieron su aspecto femenino, Matilde fue llamada a entregarse por sus oponentes que eran reacios a matar a una mujer. Pero ella respondió con un tiro y cayó a su vez de doce disparos gritando: ¡Viva Cuba libre!

Tal fue la heroína de la cual los cubanos se muestran tan orgullosos y quieren perpetuar su memoria si, según sus previsiones, España renuncia a la lucha y concede la independencia a la tierra en la que se ha derramado tanta sangre.

En la revista francesa Le Petit Journal podemos encontrar interesantes ilustraciones de la Guerra de Cuba (Guerra hispano - americana).

"Nuevo Mundo" del 23 de febrero de 1898.


En la revista "Blanco y negro" del 19 de marzo de 1898 se da cuenta de lo siguiente.

La atrevida escuadrilla que forma nuestra primera división de torpederos, salió del puerto gaditano al caer de la tarde del día 13. La salida fue presenciada por público numeroso, que desde los muelles y murallas de la ciudad hizo una cariñosa despedida á los tripulantes de la escuadrilla, cuyo valor y arrojo quedan cumplidamente probados sólo por el hecho de lanzarse á cruzar el Atlántico en barcos de esa índole.

Rompía la marcha el trasatlántico Ciudad de Cádiz, á cuyo bordo iba el comandante de la escuadrilla D. Fernando Villaamil, yendo los torpederos á la derecha y los destroyers á la izquierda del trasatlántico.


17 de abril de 1898



En la revista "Nuevo Mundo" del 20 de abril de 1898 encontramos este mapa de la situación de la escuadra americana.




"Nuevo Mundo" del 27 de abril de 1898.


"La ilustración europea y americana" 30 de abril de 1898.


"Nuevo Mundo" del 4 de mayo de 1898.


8 de mayo de 1898





"Nuevo Mundo" del 11 de mayo de 1898.




15 de mayo de 1898




22 de mayo de 1898




"La ilustración europea y americana" 22 de mayo de 1898.



"Nuevo Mundo" 25 de mayo de 1898.



"La ilustración europea y americana" 30 de mayo de 1898.




"Nuevo Mundo" 1 de junio de 1898.



"La ilustración europea y americana" 8 de junio de 1898.


"Nuevo Mundo" 8 de junio de 1898.


"Nuevo Mundo" 15 de junio de 1898.


"La ilustración europea y americana" 8 de junio de 1898.


La siguiente imagen corresponde al 19 de junio de 1898.



"Nuevo Mundo" 29 de junio de 1898.



De la revista "Le Monde Illustré" del 2 de julio de 1898 es este texto y estas imágenes.






No vamos a insistir en los acontecimientos del conflicto hispano-americano que nuestros lectores ya conocen; la obra enviada por nuestros corresponsales no puede competir con la inmediatez de las historias de la prensa diaria.

Uno de los hechos de la guerra que hasta ahora producen más sensación fue el abandono por los oficiales y marineros estadounidenses del Merrimac hundido en el puerto de Santiago. Desde el primer bombardeo de Santiago que nos muestra nuestro corresponsal, esta ciudad ha tenido otros dos ataques similares: es probable que se vea amenazada aún por otras maniobras, ya que todos los esfuerzos de las fuerzas armadas de Estados Unidos parecen centrarse en este punto.

Baiquiri, a unos treinta kilómetros al este de Santiago, fue elegido como punto de desembarque.

Baiquiri está en la vecindad de una pequeña explotación minera atendida por un pequeño tramway que pone en comunicación con Santiago; el material se ha destruido, los carriles retorcidos para que no puedan servir a los invasores.

La operación de desembarco no da lugar a ningún incidente grave; el tiempo era hermoso, el mar absolutamente tranquilo, lo que hizo muy fácil el transporte de ida y vuelta entre los barcos y la costa.

La flota cañoneó de antemano los puntos a lo largo de la costa, donde los españoles tenían vigías y baterías, con el fin de ocupar toda la atención de la defensa; a continuación, un primer convoy de cubanos se puso en marcha por tierra en el pueblo de Baiquiri y fue llevado de inmediato a reconocer las afueras del municipio.

A las nueve cincuenta se dirigieron a la costa los primeros buques que transportaban los destacamentos 1 y 8 del 12 y 25 regimientos de infantería .

A las diez y diez, una gran alegría en tierra se pasaba de casa en casa, anunciando a todos que el ejército estadounidense había comenzado a desembarcar en suelo cubano.

Despachos de origen estadounidenses aseguran que el honor de ser el primero en poner un pie sobre la isla le corresponde al 8º regimiento de infantería. La operación se llevó a cabo sin incidentes y sin pérdida de hombres.

Tan pronto como las primeras tropas habían desembarcado, formaron su campamento sin incidentes.

Un destacamento de caballería de insurrectos cubanos cubrió el desembarco, y luego fraternizó con los soldados estadounidenses. Ellos le dijeron a la gente que el peligro había pasado; poco a poco, las mujeres y los niños de color, sabiéndose ahora a salvo, se dejan ver aquí y allá. Un nuevo desembarco se produjo a las diez y treinta horas. Al mediodía, había tres mil hombres en tierra.

Es probable que cuando se lean estas líneas la batalla inminente fijará el destino del cuerpo desembarcado.

Junto a estas vistas pintorescas de Baiquiri, se muestra una escena de la salida de los voluntarios que salen de Nueva York para el ejército y también la ceremonia de la entrega de la bandera del buque Carlos V bordado por las damas de Cádiz.

Al pie del mástil estaba el almirante al mando de la escuadra rodeado de los generales de la provincia. El Almirante Cámara, después de la bendición de la bandera por el capellán de a bordo, ha izado la bandera en el mástil, aclamado por salvas, toques de corneta, tambores y aplausos emocionados y entusiastas.

La ceremonia terminó con estas palabras dirigidas a los patriotas situados a los pies de la bandera pronunciadas por el comandante de la nave D. José Jiménez: "Juro que esta bandera servirá como mortaja para los últimos marinos del Carlos V".

3 de julio de 1898



"Nuevo Mundo" del 6 de julio de 1898.


"La ilustración europea y americana" 8 de julio de 1898.



"Nuevo Mundo" 13 de julio de 1898.



"La ilustración europea y americana" 15 de julio de 1898.




Santiago de Cuba se rindió el 16 de julio. Algunas cifras estiman los fallecidos en la campaña, que culminó con la toma de Santiago, en alrededor de 600 por la parte española, 250 por la estadounidense y 100 por la cubana. A pesar de que la guerra fue ganada principalmente por el apoyo de los mambises, el general Shafter impidió la entrada victoriosa de los cubanos en Santiago de Cuba, bajo el pretexto de «posibles represalias».

"Nuevo Mundo" 20 de julio de 1898.




"La ilustración europea y americana" 22 de julio de 1898.




"Nuevo Mundo" 27 de julio de 1898.



"Nuevo Mundo" 3 de agosto de 1898.


"Nuevo Mundo" 10 de agosto de 1898.


"Nuevo Mundo" 17 de agosto de 1898.


"La ilustración europea y americana" 22 de agosto de 1898.


"La ilustración europea y americana" 30 de agosto de 1898.


"La ilustración europea y americana" 8 de septiembre de 1898.




"La ilustración europea y americana" 15 de septiembre de 1898.



"Nuevo Mundo" 21 de septiembre de 1898.


"La ilustración europea y americana" 22 de septiembre de 1898.



"Nuevo Mundo" 26 de octubre de 1898.