domingo, 18 de septiembre de 2016

La batalla de Santiago de Cuba, julio de 1898


La Vanguardia 3 de julio de 1898

La sorpresa de Jaragua

Los corresponsales del New-York Herald, y del Daily Telegraph y el Times, que presenciaron la acción, han enviado a sus periódicos largos relatos, de los cuales sacamos los siguientes pormenores interesantes, que dan idea exacta de lo sucedido.

El primer indicio de la presencia de fuerzas enemigas fue para los yankees al hallazgo del cadáver de un insurrecto y poco más allá una avanzada española.

El coronel Wood dispuso que para reconocer el terreno avanzaron una fila de hombres por la senda, flanqueándola por otra fila a derecha e izquierda a través del bosque.

Las fuerzas españolas dejaron avanzar estos exploradores sin molestarles y solo cuando se habían internado algo rompieron fuego contra los yankees. El capitán Caprou, muy querido entre los suyos, cayó muerto atravesado de un balazo en el corazón. Igual suerte corrió el sargento de roaghanders (traducción literal, «ginetes endurecidos»), perteneciente a distinguida familia.

Marshall, corresponsal del Journal, recibió un balazo en el vientre y otro le hirió la columna vertebral; acudieron en auxilio suyo otros dos corresponsales; estaba con las piernas paralizadas y casi agonizante; pero mientras le retiraban en unas parihuelas tuvo fuerzas bastantes para dictar la descripción de la sorpresa, encargando que la enviaran inmediatamente a su periódico.

El comandante Crosbie recibió un balazo en el brazo; el capitán Mc Clintock otro grave en una pierna. Una bala dio en un árbol junto al que estaba el coronel de los «rough riderr», Roosevelt, que como se recordará dimitió del cargo de ministro auxiliar de Marina para ir a campaña; las astillas le entraron en un ojo y en un oído.


El corresponsal del Heráld dice que los heridos fueron tantos que es imposible dar sus nombres, lo cual prueba que, conforme se sospechaba, el gobierno yankee ha ocultado la verdad al decir que sus fuerzas sólo habían tenido 17 muertos y 40 heridos.

Los corresponsales ingleses afirman que la confusión fue grande, contra lo dicho en los primeros telegramas, cuyo origen era americano.

El encargado de las municiones de las ametralladoras Hotchkiss huyó con la mayor parte de ellas, lo cual imposibilitó el uso de estas armas.

De Filipinas.—Entre rebeldes.

Madrid, 2, 11 mañana.

Según noticias procedentes de HongKong, el cabecilla Aguinaldo intentó detener á los jefes rebeldes Artacho y Sandico, por sospechar que querían sublevar a la tripulación de un buque insurrecto que conducía armas por el río Pasig.

Las autoridades inglesas protegieron á ambos jefes, y Sandico pudo ser puesto bajo la salvaguardia del cónsul inglés.

En Hong-Kong se teme que Artacho sea fusilado por los propios rebeldes filipinos.

Despacho Dewey

El comodoro Dewey ha comunicado á su Gobierno que Manila sigue igual y que su situación es la misma, haciendo constar, y esto, es lo importante, que no han llegado todavía los refuerzos esperados, cuya tardanza no se explica Dewey.

Hoticias de Cuba

Dicen de Washington que Mac-Kinley ha declarado que antes de tres semanas la isla de Puerto Rico será una posesión yankee.

—De París comunican que el general Linares autorizó á los paisanos de Santiago de Cuba para que salieran de la plaza.

—De igual precedencia es la noticia de que el lunes publicó el general Linares un bando anunciando que en breve llegarán á Santiago los refuerzos esperados y que era preciso, mientras tanto, defender
la plaza hasta morir.

—El general Shafter comunicó á su Gobierno que en el combate de Sevilla tuvieron los españoles 33 muertos y 104 heridos.

—El crucero Topéka se ha unido á la escuadra de Sampson.

—De Washington dicen que la tripulación de tres transportes yankees que han ido á Santiago se ha sublevado y que ha costado mucho trabajo reducirlos.

—Corre el rumor, aunque en el mismo Washington se califica de infundio, de que los yankees han cortado el paso á los refuerzos que á Santiago dirige el general Pando. Prueba la inexactitud de esta noticia el hecho de que el general Pando no se ha movido de la Habana.

—El general Linares ha participado al gobernador general de la isla que el ferrocarril minero de Santiago quedó de tal suerte destruido que su recomposición inmediata es imposible, por lo cual no pueden los yankees utilizarlo.

—El general Blanco ha comunicado al Gobierno que la escuadra del almirante Cervera saldrá de Santiago cuando sea conveniente que lo haga, y que de sus buques sólo se desembarcaron cuatro cañones de tiro rápido.

El ataque á Santiago 

En Washington han causado gran espectación las primeras noticias que se han recibido allí del ataque contra Santiago, aunque se ha librado el combate á bastante distancia de la plaza, temiéndose que puedan los españoles cortar la línea que presentan las fuerzas yankees.

En los centros oficiales se censura al general Shafter por haber emprendido el ataque antes de tiempo. Se dice que Sampson se proponía primeramente forzar la entrada del puerto de Santiago.

Shafter emplea globos cautivos para tratar de conocer los movimientos de las tropas españolas.

El primer telegrama de Shafter dice así: Ha empezado el combate; las descargas de fusilería son irregulares. Inició la lucha el general Lawton, que avanza hacia el Norte de la plaza.

Noticias de origen inglés dicen que los españoles han rechazado en toda la línea el ataque del enemigo, y que los yankees replegáronse hacia el sur de Siboney.

Otros despachos, también recibidos en Londres, dicen que el combate continúa muy empeñado por tierra y por mar.

En Madrid nada, de un modo positivo, se sabe sobre esto, aunque se consideran exactas estas noticias.

En los círculos más concurridos se indica que las autoridades de Cuba debían haber telegrafiado inmediatamente, para satisfacer la ansiedad general.

—Se dice que al coronel Roosevelt se le ha enviado un cañón de dinamita, y que el general Shafter reforzará la línea con ocho cañones de sitio y dieciseis de tiro rápido.

—También de Washington dicen que el cabecilla Rabí, con 2.000 hombres, se ha reunido con Castillo, para impedir el paso de los refuerzos españoles que se dirigen
á Santiago de Cuba.— F.—G.

(CONFERENCIAS TELEFÓNICAS TOMADAS EN NOTAS TAQUIGRÁFICAS)

De Cuba.—Oficial

Madrid, 2, 11'53 noche.

En el ministerio de Marina se ha recibido el siguiente telegrama oficial:
«Habana, sin fecha.—Madrid, 2.—»
Comandante general del Apostadero de la Habana al ministro de Marina:

»Ayer tarde en Manzanillo tres buques enemigos de 500 toneladas se colocaron á una milla del muelle. Encontrándose fondeados Delgado Parejo y los cañoneros Cuba Española y Centinela, trabaron combate.

»El primero está mandado por el teniente de navío señor Molleda.

»El combate duró una hora, retirándose el enemigo con grandes averías.

»Por nuestra parte, el buque Delgado Parejo sufrió algunas averías, y un herido grave, dos leves y cuatro contusos, entre ellos el comandante del Delgado Parejo y el ayudante del pontón.

»Además quedó con averías el cañonero Centinela, que además tuvo un fogonero muerto.—Manterola.»

De Santiago de Cuba.—Oficial

En el ministerio de la Guerra se ha recibido el siguiente telegrama oficial:

«Habana, (sin fecha).—Frente á Santiago de Cuba se ven siete buques sobre la costa de Aguadores, y por varios puntos el enemigo inspecciona nuestras posiciones avanzadas y probablemente el puerto.

«Frente á la Habana hay 4 cruceros, un monitor y 4 cañoneros.»

También se ha recibido en el ministerio de la Guerra otro telegrama oficial que relata los hechos ya comunicados por el Comandante general del Apostadero, que acabamos de comunicar.

Más de Santiago de Cuba.—Oficial

Otro despacho oficial recibido hoy dice:

«Habana, sin fecha.—Madrid 2.—Capitán general á ministro de la Guerra:

»Según manifiesta el general Linares, las tropas americanas acampadas en la costa elevaron varias veces un globo para reconocer nuestras posiciones.

»También he observado movimiento de fuerzas enemigas en sentido de avance hacia Pozo.

»De la columna Escario no tengo ninguna noticia desde que salió el 22 de Manzanillo.— Blanco.»

El ataque á Santiago

Otro telegrama oficial recibido en Guerra, dice:

«Habana, sin fecha.—Madrid 1.—Comandante general á ministro de la Guerra:

»El enemigo avanzó ayer hasta una milla de la plaza. Presumo que el ataque lo efectuará hoy.

»En este momento inicia el cañoneo contra Caney, donde tengo al general Vara del Rey con cuatro compañías, y al mismo tiempo se acerca la escuadra con bandera de combate, sin duda para protejer el avance hacia Aguadores.

»Ayer elevaron globos para inspeccionar nuestras posiciones.

»Aún no han llegado los refuerzos que vienen de Manzanillo con Escario.—Linares.»

De Filipinas.-Oficial

En el ministerio de la Guerra también se ha recibido un telegrama de Manila, que dice:

«Hong-Kong, '1.—Madrid, 2.—Capitán general á ministro de la Guerra:

Manila 26 de junio.—Recibí el telegrama de V. E. número 9, que me ha trasmitido el cónsul en Shangai.

Continúa la situación expuesta en mi telegrama número 10.

En la bahía hay 15 buques de guerra alemanes, franceses, japoneses é ingleses.

Por medio de éstos buques la comunicación con Hong-Kong es frecuente por telegrama.

El general Monet, sin grandes combates, llegó con mil hombres á Macabebe, donde se hizo fuerte.

Si el enemigo se corriera hacia la capital, le llamaría para que viniese en mi auxilio, aunque lo considero difícil.—Augustin.»

Este telegrama ha sido muy bien recibido en todos los centros de Madrid, porque da noticias de la situación del general Monet, de cuyas fuerzas se decía que habían sido destruidas por el enemigo.

El combate de Santiago

Un telegrama de París dice que se reciben de Nueva York varios detalles del combate librado ayer en Santiago de Cuba.

Dicen que á primera hora de la mañana el general Shafter atacó por tres puntos diferentes las defensas exteriores de Santiago.

Las fuerzas norteamericanas avanzaron, pasando el río de Aguadores y formando una extensa línea de combate de cinco kilómetros de longitud por la cuenca del río, frente al punto donde tienen establecidas las trincheras los españoles.

El general Shafter había dividido sus fuerzas en tres divisiones principales, distribuyéndolas entre los generales Lawton y Beeler, concediendo á éste el mando de fuerzas de infantería, caballería ligera y algunos cañones, que se dirigieron hacia el Este de Santiago.

El general Lawton, con gran artillería marchó sobre Aguadores, bajo la protección de la escuadra del almirante Sampson, intentando avanzar para atacar el Morro y cooperar con el fuego de cañón al ataque de la boca del puerto.

Simultáneamente Calixto García, con el núcleo principal de las fuerzas rebeldes, atacaron á Caney por el Este.

Otra división del ejército norteamericano que venía del Éste, procedente de Jaragua y Sevilla, se lanzó sobre Santiago de Cuba.

Las tropas enemigas ocupaban una extensión grande de terreno, frente de las trincheras españolas al Norte de Santiago.

Las escuadras norteamericana y española tomaron parte en la acción desde un principio.

Los buques yankees hacían un fuego nutrido y general, y lanzaban sus proyectiles más gruesos sobre nuestras baterías de Aguadores, que ofrecieron tenaz resistencia.

La escuadra del almirante Cervera salió á la entrada de la bahía y dirigió sus granadas sobre las líneas norteamericana y cubana, al mando del general Shafter, que se había colocado frente á las baterías españolas.

Comenzó el ataque con disparos de artillería de montaña sobre Caney.

La división de caballería de Weheeler, que ha atacado dicho punto por el N., y las fuerzas insurrectas al mando de Calixto García por el SO., se unieron con las fuerzas del general Lawson en un rápido movimiento envolvente sobre Caney.

Las fuerzas españolas defendieron sus posiciones encarnizadamente y los norteamericanos tuvieron que conquistar el terreno palmo á palmo.

Se cruzaron varias cargas á la bayoneta y hubo momento en que casi se luchó cuerpo á cuerpo en algunas trincheras.

Finalmente, dicen los telegramas de origen yankee á que se refiere el corresponsal, que los norteamericanos consiguieron, ayudados por la artillería, apoderarse de las defensas avanzadas y desde allí rechazar á sus adversarios, obligándoles á replegarse sobre el pueblo de Caney.

Al mismo tiempo, la división del general Rey, que ocupaba el centro, marchó durante el combate á Aguadores.

En este punto se libró la más ruda de las batallas y fue donde las fuerzas de mar y tierra de ambas partes sostuvieron el fuego más vivo.

Allí fue donde las fuerzas norteamericanas tuvieron el mayor número de bajas.

Los periódicos de la tarde de París, dicen que el combate no cesó hasta la puesta del sol y que habrá debido reanudarse al romper el día.

Los yankees mantuvieron elevado á retaguardia de sus divisiones, durante todo el combate, un globo cautivo para observar los movimientos de las tropas españolas, comunicando constantemente al cuartel general cuanto observaban los ingenieros que iban en la barquilla.

En los últimos telegramas se dice que la escuadra de Sampson adelantó hacía la boca del canal intentando forzar el paso durante lo más rudo del ataque terrestre pero añaden dichos despachos que las baterías españolas rechazaron este ataque naval.

Otro telegrama de Nueva York hace subir el número de bajas de los yankees á cérca de 2.000 entre muertos y heridos.

—El Morning Post habla también de la ocupación de Santiago de Cuba y emite la opinión de que el general Shafter no tomará la plaza sin sacrificar muchos miles de norteamericanos.

—Un cablegrama de Washington dice que el secretario de la Guerra ha declarado que está seguro del éxito que se espera en Santiago de Cuba.

Jáister Alger anuncia que las tropas yankees ocuparán á Santiago de Cuba el día 4 de este mes.

Hay quien comenta en Londres esta noticia diciendo que al ministro yankee solo le falta para completarla, precisar la hora y los minutos en que se verificará la toma de Santiago de Cuba.

—Otro telegrama de Washington dice que el general Miles ha declarado que el ataque de Santiago será definitivo y que en cuanto haya sido posible tomar los fuertes del Morro y Estrella, 4 acorazados librarán dentro del puerto un combate con la escuadra del almirante Cervera.

Añade el general Miles que esta batalla naval se verificará el domingo.

—La mayor parte de los despachos recibidos en Londres coinciden en decir que después de muchas horas de sangriento combate los españoles fueron rechazados habiéndose batido heroicamente y haciendo al enemigo 400 bajas según unos y 500 según otros.

Añaden que la escuadra del almirante Cervera intervino en la lucha, haciendo sus proyectiles gran daño al ejército yankee.

En varios encuentros con algunas partidas insurrectas en San Julián de Güines y Santa Catalina, provincia de la Habana, que tuvieron las fuerzas del primer cuerpo de ejército, hicimos al enemigo 10
muertos, vistos, después de combates muy reñidos.

Por nuestra parte tuvimos 3 heridos de Saboya; un muerto, y el capitán, teniente y cabo de la guerrilla de Santa Catalina heridos.

400 bajas yankees

Según telegramas de la Agencia Fabra, se han recibido en Washington los partes oficiales del general Schafter sobre el combate de Santiago de Cuba, en los que se consignan haber sufrido los norteamericanos 400 bajas.

Consejo de Ministros

A las cuatro de la tarde se han reunido los ministros en Consejo. Antes de entrar al Consejo, el ministro de Ultramar manifestó que no tenía nuevos telegramas y que si había ido á Palacio había sido para presentar su hija á S. M. la Reina Regente.

El ministro de Fomento ha llevado al Consejo un expediente de escasa importancia.

Pocos momentos antes de empezar el Consejo ha estado en la Presidencia el señor marqués de la Vega de Armijo con objeto de despedirse de los ministros, pues mañana sale para Lisboa.

El Consejo ha terminado á las siete y media.

Los ministros al salir han guardado absoluta reserva, limitándose á manifestar que se han ocupado de la guerra.

Además de otros asuntos, algo se ha hablado de la reforma interior de Barcelona, siendo probable, según dice El Correo, que se conceda la autorización solicitada dentro de ciertas condiciones.

Preguntado el ministro de la Guerra si era exacto que habíamos obtenido una victoria en Santiago de Cuba, dijo: «nada se, espero telegramas esta noche.»

Los periodistas se retiraron con la impresión de que algo, por desgracia no tan agradable como se esperaba, debe saber el Gobierno.

Más noticias

Se habla de nuevos telegramas que no han sid.o facilitados á la prensa.

—Dicen de Londres que según telegramas de Nueva York al The Times se habla nuevamente del envío de una escuadra norteamericana á las aguas de España.

La verdad es—dice—que hasta ahora no se ha tomado resolución alguna sobre el particular.

Mas del combate

Un telegrama de Nueva York dice que se ha recibido el cablegrama oficial del combate librado en Santiago de Cuba, del cual da algunos detalles ya conocidos.

Dice que entrada la noche cesó el combate y anuncia que las hostilidades volverán á comenzar en cuanto apunte la aurora.

En cuanto á las bajas, los norteamericanos confiesan que tuvieron 500 entre muertos y heridos y que las de nuestra parte fueron más de 400.

Dice que se retiraron ordenadamente las tropas españolas, y que al abandonar las trincheras los soldados españoles, han avanzado los yankees y llegado hasta la vista de Santiago.

Todos los despachos yankees consignan el heroísmo con que se han batido los españoles.

Dice que cuando hubieron de retroceder las tropas españolas mostraban gran contrariedad, hasta el punto de no querer dar por terminado el combate.

Otro telegrama, también de los Estados Unidos, dá varios detalles del combate y dice que solamente la superioridad de la artillería norteamericana pudo asegurar la victoria, aunque con gran pérdida de hombres.

Añade que el almirante Cervera hizo avanzar los barcos de su escuadra dentro de la bahía hasta el punto de cerrar la boca del canal á fin de poder desde allí ametrallar á las tropas norteamericanas á la vez que á los buques enemigos.

También dispuso el almirante Sampson de tal manera sus barcos que pudieran bombardear la costa y al mismo tiempo intentar forzar el paso del canal.

La prensa inglesa

Comunican de Londres que los telegramas que recibe la prensa inglesa dando cuenta del combate de Santiago de Cuba, vienen confusos por completo.

En un telegrama que ha recibido The Standard se dice que las tropas españolas y las yankees lucharon con bravura en una línea de batalla de una extensión al menos de mil metros.

Dice que en el primer movimiento los yankees se veían envueltos por el fuego dé las tropas españolas, que causaba al enemigo bajas considerables.

Entonces los yankees se replegaron hacia la costa, para ser protegidos por el fuego de la escuadra de Sampson que á lo largo de la costa estaba, haciendo certeros disparos.

El Vesubius, al frente de la entrada del puerto, disparaba granadas de dinamita.

A las tres y media los españoles abandonaron sus trincheras, replegándose hacia Santiago.

Entonces comenzaron los yankees á transportar el gran número de sus heridos a las ambulancias.

La división Lawson estaba reforzada con el regimiento de voluntarios de Massachussets, que es de los mejores regimientos de voluntarios yankees.

Los refuerzos a Santiago

Telegrafían al Daily Mail diciendo que las autoridades militares de Santiago y el general Linares, como ardid de guerra, se han retirado a Santiago con objeto de que puedan cooperar á un ataque contra los yankees á la llegada de los refuerzos que esperan de un momento á otro.

Al retirarse en las condiciones que lo han hecho las tropas españolas, podían atrincherarse en posiciones más fuertes y así retardarán más la operación de los norteamericanos.

Sin embargo, el departamento de la Guerra de Washington espera que el general Shafter habrá tomado las medidas convenientes para cortar la retirada al enemigo.

Otro telegrama recibido en Londres afirma que el almirante Sampson está decidido á forzar la entrada de la bahía de Santiago de Cuba.

La información yankee

Un despacho de Nueva York dice que las bajas del ejército norteamericano en el combate de ayer en Santiago de Cuba, ascendían á dos mil.

También dicen de Nueva York que el general encargado de comunicar las noticias oficiales á la prensa, se ha limitado á decir que aun no se tienen todos los detalles.

El general Linares

En Londres se cree que el general Linares está procurando por todos los medios establecer contacto con la columna de socorros que manda el general Escario.

Creen muchos que el general Linares logrará realizar su propósito.

Por esto el general Schafter abriga el proposito de asaltar en breve las posiciones que defienden á Santiago de Cuba, sin dar tiempo al general Linares de que ejecute su plan.

Dicese también que el almirante Sampson está resuelto á entrar en la bahía de Santiago para batir á la escuadra española.

Todas estas informaciones son contradictorias.

Lo único que se sabe es que la última operación del ejército yankee ha encontrado una tenaz resistencia por parte de las tropas españolas, resistencia que no esperaban los norteamericanos.

Prisioneros yankees

Un telegrama de Nueva York dice que un periódico de aquella capital ha recibido un telegrama diciendo que, en el ultimo combate frente á Santiago, el general Shafter atacó una trinchera perfectamente defendida, resultando de la lucha que los yankees fueron rechazados y además se les hicieron buen número de prisioneros.

Otro telegrama de un corresponsal desde Siboney dice que la lucha en el último combate entre yankees y españoles fue muy encarnizada y que duró más de cinco horas.

El propósito de los yankees

El propósito de los norteamericanos, según ha manifestado el general Milles, es acosar por tierra á la escuadra española hasta la entrada de la bahía de Santiago de Cuba, y apoderarse simultáneamente de Santiago por mar y por tierra.

Otras noticias

Un telegrama de Nueva York dice que han quedado en poder de las tropas españolas varios desertores  el ejército yankee.

—Dicen también los corresponsales que durante el combate los españoles y los yankees sólo estaban separados por un espacio de unos mil metros.

—Considérase como seguro que mañana, á primera hora, se reanudará el combate en Santiago de Cuba.

—Otro telegrama de Nueva York dice que según informes que parecen dignos de crédito, las bajas de los yankees frente Santiago pasan de 400.

Añade que por fortuna el número de muertos es relativamente corto.

El parte de Shafter

Otro telegrama de Nueva York comunica algunos detalles del despacho oficial del general Shafter.

Dice que durante la noche las tropas norteamericanas se apoderaron de las posiciones de los españoles, pretendiendo éstos tomar la ofensiva.

A las cuatro de la tarde, según el general Shafter, fueron ocupadas las posiciones del Caney por la tropas norteamericanas, después de resistencia rudísima.

De "El Imparcial"

El Impardal ha recibido noticias de la Habana diciendo que un despacho de Santiago de Cuba afirma que el general Shafter intenta apoderarse de la orilla izquierda del río Aguadores.

Añade que por tres veces consecutivas los españoles rechazaron á los yankees.

Estos tienen sus avanzadas á 15 millas de Santiago.

Desde esta ciudad se ven las tiendas de campaña que forman el campamento norteamericano.

Noticias de Filipinas

The Daily Mail ha recibido un telegrama de HongKong en que se consignan varias noticias de Filipinas.

Dice que entre Aguinaldo y otros cabecillas han surgido algunas disensiones.

Otro telegrama de Hong-Kong dice que circula el rumor de que el almirante alemán ha ordenado á varios de sus buques que se retiren de la bahía de Manila.

—Otro telegrama dice que si salieron de la bahía de Manila algunos barcos alemanes, lo hicieron para aprovisionarse de carbón.

Que no se confirme

El Morning Post publica un telegrama de los Estados Unidos diciendo que el teniente de navío de 1ª clase señor Carranza, ha sido detenido por un jefe de la policía secreta yankee y que será fusilado el marino español por espía.

Varias noticias

El Herald, en su edición de París de hoy, recoge las siguientes noticias de Washington, Nueva York y Hong-Kong:

Dice que se ha suspendido la celebración del Consejo que debía tener lugar en Casa Blanca.

Mac-Kinley espera, antes de celebrarlo, recibir más amplias noticias del general Shafter sobre el combate de Sevilla.

Tiene la confianza el Presidente de los Estados Unidos de que el 4 de julio se habrán apoderado los norteamericanos de Santiago de Cuba.

—Aumentan las disensiones entre los jefes insurrectos de Filipinas.

Aguinaldo ha detenido á cinco jefes 

Se asegura que dicho cabecilla entregó á Arteche 8,000 duros para comprar armas en Hong-Kong con destino á los insurrectos tagalos.

Créese que Arteche denunció el destino de las armas y las autoridades apresaron éstas.

—Afírmase que los españoles han atacado á los insurrectos en las posiciones que ocupan.

—En la bahía de Manila solo queda ya brik-barca alemán.

—Dicen de Nueva York que el capitán del crucero que bombardeó últimamente á San Juan de Puerto Rico afirma que durante dicho combate dssparó 150 cañonazos, tres de los cuales cayeron sobre el Terror destrozándole la máquina y causándole graves averías.

Añade que la operación de remolcar hasta Puerto Rico al Terror fue laboriosa, y que el barco tuvo que ser amarrado por ambos lados á varias barcazas para poder llegar al puerto de San Juan.

—Comunican de la Habana que los buques bloqueadores apresaron en las cercanías de Guantánamo al remolcador Benito Parejo, que marchaba en dirección á Jamaica.

—Acaba de saberse que han sido detenidos en Cárdenas 29 comerciantes por no cumplir los bandos dictados por las autoridades militares sobre la venta de viveres.

Acto salvaje de los insurrectos

En el ferrocarril de Pinar del Rio los insurrectos han hecho descarrilar una máquina exploradora de un tren de pasajeros, resultando algunos heridos.

Los insurrectos atacaron inmdiatamente al tren, contestando con un nutrido fuego las fuerzas del ejército y voluntarios que escoltaban el convoy.

Por nuestra parte tuvimos 3 muerto y 7 heridos.

Después del combate se reconoció la vía y fue recogida otra bomba de dinamita colocada sobre los rails, que afortunadamente no llegó á explotar.

Más noticias

Telegramas que publica el Daily Mail afirman que la escuadra española ha levado anclas.

El despacho no indica si se trata de la escuadra de Cámara ó de la de Cervera.

—No se ha facilitado todavía á la prensa el telegrama oficial que se ha recibido en Madrid sobre lo ocurrido en Santiago de Cuba.

La falta de noticias sobre la llegada de refuerzos á Santiago de Cuba preocupa al Gobierno, especialmente después de saber que ha salido de Guantánamo con dicho objeto una columna al mando del general Parejo.

Seguramente se habrán visto obligados á sostener rudo combate con algunas numerosas partidas que á todo trance habrán tratado de cortarla el paso para impedir que se una á las fuerzas del general Linares.

Es de advertir que Guantánamo se encuentra á una jornada de Santiago, por lo cual no se explica e retraso sufrido en la llegada de esos refuerzos.

Con este motivo la situación de Santiago de Cube es muy critica.

Lo que dice el señor Sagasta

Al salir el señor Sagasta de Palacio manifestó que el Gobierno no tenía noticias del término del combate en Santiago de Cuba.

Respecto á la escuadra que manda el almirante Cámara, dijo que el Pelayo y otro buque habían ido á hacer carbón á un puerto situado en las cercanías de Port-Said.

Ha añadido que el resto de la escuadra estará pasando el Canal y que es muy probable que hoy llegue á Suez.

El ministro de Marina ha confirmado esta noticia.

El paso de la escuadra

Conforme á lo que dispone el reglamento del Canal de Suez, los funcionarios encargados de hacer cumplir aquél han marcado el orden en que habrán de pasar el Canal los barcos y con arreglo á sus
disposiciones está pasándole nuestra escuadra.

El Pelayo será de los últimos, por hallarse tomando carbón en aguas próximas á la entrada.

Esta operación no será larga si el mar se encuentra en condiciones favorables.

Si necesitara más carbón, puede hacerlo una vez pasado el canal.

En cuanto á los destroyers, en el Ministerio de Marina se ha dicho que estaba previsto su regreso desde que salió de Cádiz el almirante Cámara, y que si se acordó que hicieran el viaje fuee por ciertas
consideraciones al almirante Cámara y además para probar sus condiciones marineras.

De viaje

En el expreso de esta tarde ha marchado á Burdeos el general Polavieja.

Conferencia

Han conferenciado con el señor Sagasta los generales López Domínguez, Lachambre y Ceballos.

La comisión de Barcelona

La comisión del Ayuntamiento de Barcelona ha visitado esta mañana al ministro de Hacienda.

La visita ha tenido por objeto exponer al ministro la conveniencia de rebajar en un 10 por 100 el impuesto de consumos.

También encareció al señor Puigcerver la necesidad de que resolviera algunos incidentes relativos á la, construcción del edificio destinado á Aduana.

Acompañaron á los comisionados don Pablo Cruz y el senador señor Maluquer.

Firma de la Reina

La Reina ha firmado hoy la combinación de gobernadores que ayer adelantamos.

Petición de indulto

El diputado á Cortes señor Junoy ha visitado al ministro de la Guerra para interesarle el indulto de los autores de las proclamas revolucionarias publicadas hace algún tiempo en Barcelona.

El ministro manifestó que nada podía hacer, porque el informe del Tribunal Supremo de Guerra y Marina era desfavorable.

Añadió que podía, sin embargo, tramitarse un nuevo expediente y entonces lo estudiaría con detenimiento y procuraría complacer al señor Junoy, en cuanto no se menoscabasen los fueros de la Justicia.

Se habló también de la conveniencia de aumentar las defensas de Barcelona.

El ministro dijo que serían aumentadas con 4 cañones recientemente construidos en Trubia, de 30 y medio centímetros.

Balance del Banco

Han aumentado el oro 2.958,516; la plata 5,615.999; descuentos: 40.467,985; préstamos 15,341.581; cuentas corrientes, efectivo con el Tesoro 8.280,819; billetes veintiocho mil 381,525.

Cuentas corrientes 49,885,485.

Lo que dice "El Correo"

El Correo publica esta noche un artículo, examinando detenidamente la situación y haciendo algunas consideraciones acerca del discurso del señor Romero Robledo.

Copia un párrafo de El tiempo á favor de la paz y lo comenta diciendo:

«Verdaderamente de este modo de apreciar la cuestión, estamos seguros participará la inmensa mayoría del país, especialmente las clases que trabajan y producen.

»La guerra A todo trance únicamente la desean los carlistas, los republicanos y los que atormentados de pesimismo, ó abrumados por la contrariedad andan buscando motivo para que se produzca una perturbación interior, sin que retrocedan los que así piensan ante la horrible perspectiva de esta nueva desdicha.

Ingreso en la Academia militar

Considérase un hecho que serán admitidos en la Academia militar todos los aspirantes á ingreso que han aprobado los ejercicios.

Bajas confesadas

Según las ultimas noticias recibidas en Madrid, el general Shafter ha declarado que los yankees habrán sufrido unas mil bajas en el combate librado ayer en Santiago.

Ha dicho el general que no puede precisarlas con completa exactitud á causa de los espesos cañaverales.

En Washington se han dado órdenes para que marchen enseguida á Santiago 50 médicos y 100 practicantes, para atender y curar á los heridos.—F.—G.

De dos á cinco de esta madrugada

Ultimas noticias

Madrid, domingo, 3, 2'15 madrugada.— (Urgente.)

Acaba de comunicarse al público un telegrama oficial que se ha recibido de la Habana.

Dice que fuerzas norteamericanas han intentado un desembarco en Tayabacan, cerca de las Tunas.

El enemigo fue rechazado vigorosamente por nuestras tropas.

La fuerza yankee yióse obligada á reembarcarse á toda prisa ante la resistencia de la fuerza que compone el destacamentó de Tayabacan.

Sobre este destacamento hicieron los barcos yankees más de 200 disparos.

Sin embargo no causaron más que un herido y ligeros desperfectos.

El enemigo intentó un nuevo desembarco entre Punta Caney y las Tunas, pero por condiciones especiales del terreno y por la oportuna llegada de la columna que sale a su encuentro es probable que reembarcará nuevamente.

En Caney ha varado un transporte.

El enemigo se ha acercado hoy nuevamente con barcos á Manzanillo.

Dos de ellos rompieron el fuego, siendo rechazados por la plaza.

Los yankees se han visto obligados á retirarse de los cayos por los certeros disparos de nuestras baterías,

—Ayer fue atacado Niquero por 3 barcos yankees al pasar con dirección á Manzanillo.

Los disparos no causaron novedad alguna en dicho poblado.—F.—G.

Los yanquis para la Península

No parece que pueda ya haber muchas dudas sobre el fundamento de las amenazas de los yankees de venir á la Península á bombardear los puertos españoles. La opinión de aquel país, ensoberbecida lo pide asi; el Consejo de Mac-Kinley, después de alguna deliberación, lo acuerda, y los corresponsales más autorizados lo anuncian trasmitiendo los nombres de los buques y de ]os marinos á quienes se encomienda esa nueva hombrada. Los periódicos españoles afirman la verosimilitud de la noticia y aun el mismo Gobierno de España que por dormido que esté puede suponerse que ha de tener confidencias fidedignas, no se atreve á rectificarlas; sino que por el contrario hace decir á sus órganos oficiosos que se ocupa en la defensa de las costas.

Él objetivo de los yankees será, como algunos dicen, ejercer una simple coacción moral para obligar á España á pedir la paz, ó será llevar su agresión tan allá somo se lo permitan sus medios, sin atender a ninguna otra consideración, para llevar sus petulantes exigencias á términos inconcebibles. Es lo mismo, el caso es que la escuadra yankee atacara á los puertos españoles y si los puertos españoles no se defienden, todas las demasías, todos los absurdos y todos los atropellos que hayan imaginado aquellos miserables jingoes, que tan fiel intérprete han encontrado en MacKinley, serán posibles.

En esta situación toda declamación sobre los responsables, de la indefensión de las costas españolas, en el caso de que lo estén, nos parece estéril; lo único importante ahora es ponerse en estado de defensa.

¿Lo está Barcelona y toda la costa de nuestro litoral, en donde tantos intereses hay acumulados?

No lo sabemos. Es indudable que el Capitán general ha hecho y hace cuanto está en su mano por reunir elementos suficientes para escarmentar al audaz enemigo; pero á juzgar por algunos signos, tales como la petición formulada por algunos concejales en el Ayuntamiento, hay todavía que hacer algo ó mucho; porque no basta con la esperanza de que el posible agresor saliera escarmentado, hay que tener la seguridad de que se le escarmentará y para ello no basta con el espíritu público, siempre entero en tierra española, hay que tener todos los medios materiales que las circunstancias requieran y que exija la importancia de los medios del enemigo.

No conocemos el resultado que para tales defensas y medios de ataque haya dado la suscripción voluntaria; suponemos, y es bastante suponer, que los donativos, por lo cuantiosos, certificarán de la generosidad de los donantes, pero así y todo dudamos que basten para adquirir lo que Barcelona y el litoral catalán necesitan para que no quede al arbitrio de los yankees el bombardeo impune de las ciudades catalanas.

Bastante demostrado parece ya, que  de la iniciativa individual, por egoísmo ó por lo que sea, pocos milagros puede también esperarse ni aun en un caso como el que tratamos. Muy graves faltas ha cometido el Gobierno, pero aun que sea difícil redimirse de ellas, no ha de añadir á la lista una más, igualmente grave. Las defensas de Barcelona en la cuantía que sean necesarias, sean cualesquiera los medios con que pueda venir el enemigo, no pueden quedar ni un día más sometidas á una voluntad tan irresoluta como la demostrada hasta ahora en el Gobierno, ni á una esperanza tan insegura y lenta como la suscripción voluntaria. Es necesario que el Gobierno cambie de conducta; las facultades que el Gobierno tiene, deben emplearse en dar por todos los medios á los puertos, cañones y buques. Por lo que se refiere á Barcelona y á otras ciudades de nuestro litoral, sería una vergüenza y una responsabilidad para el Gobierno que se pudiera repetir lo de Cavite, pero esa vergüenza agena no serviría para aliviar el perjuicio y la responsabilidad de otros elementos y factores que pudiendo hacer algo no lo hagan.

La Vanguardia 4 de julio de 1898

La semana en la bolsa

El movimiento de los valores en cursó de la semana, ha sido en general algo más activo que en la anterior, debido á la mayor animación á que siempre dan lugar las operaciones de liquidación y particularmente en esta última, á causa de las crecidas doblas que se han pagado en interior y exterior, con lo que se logró contener la corriente bajista que se iniciaba en principio, por más que la comparación de cierres resulte poco favorable.

Los billetes hipotecarios de Cuba no han variado su situación, respecto á la semana anterior, y aunque no han sufrido de nuevo notable descenso, siguen dando en general un juego flojo y de continuas fluctuaciones. Las obligaciones de Aduanas y Filipinas con poco negocio, aunque más sostenidas, cierran coa alguna mejora, y en los corros de locales la nota dominante ha sido la calma, dando sólo lugar á regulares operaciones las acciones y obligaciones de Francia, y en particular estas ultimas que mejoraron su cotización con motivo de haberse abierto el período de adhesiones al convenio propuesto por la Compañía.

En Madrid pasó el periodo de liquidación sin incidentes notables y manteniéndose los valores del Estado con regular firmeza. El 4 por 100 interior queda allí á 47'35 contado y 46'50 fin, el exterior á 57'80 contado y el amortizable á 58'10. Los billetes hipotecarios han continuado en tendencia floja, y después de cortar el cupón cierran á 53'00 los de la emisión del 86, y á 43'90 los del 90. Las obligaciones de Aduanas quedan en cambio muy sóstenidas lo propio que las Filipinas, siendo el cambio de cierre para estos valores, á 78'50 y 54'25 respectivamente.

París sigue dando un juego muy indeciso en la cotización de nuestra renta exterior, pero sin acusar baja notable, pues queda á 33 85. La renta francesa bien sostenida y ganando algunos céntimos en el cierre de ayer y los Nortes con poco negocio y sin variar su cotización. Durante la sesión de Bolsa hubo ayer regular animación en nuestra plaza en los corros de interior y exterior, si bíen manteniendo estos dos valores diversa tendencia, pues mientras el primero, después de continuas fluctuaciones, quedó á 46'50, ó sea con pérdida de 20 céntimos, el exterior, siguiendo un curso bastante sostenido, se cotizó á 57'17, logrando una mejora de más de medio entero.

En los demás valores se operó poco y con tendencia dudosa.

En el Casino Mercantil sólo obtuvieron cotización las rentas y Cubas del 90, sin que variaran su situación respecto al cierre de la tarde y dando el del citado Casino el siguiente resultado comparativo semanal:,


El cambio de francos cerró ayer en Madrid á 84'30, quedando éste en nuestra plaza á 83'75 y el de libras á 46'35.

Incorporación á filas

El Diario Oficial del Ministerio de la Guerra publica las siguientes reales órdenes circulares:

Llamamiento

1.° Se llaman á filas para recibir instrucción militar, los 16.940 reclutas del reemplazo de 1897 que han quedado en las zonas de la Península é islas Baleares, después del llamamiento hecho por real orden de 21 de abril último (D. O. núm. 87), verificándose la concentración en las capitalidades dé las zonas respectivas, el día 15 del actual.

2.° Con el contingente de cada región atenderán, en primer término, los Capitanes generales respectivos á elevar el efectivo de los batallones de artillería de plaza, a razón de 200 hombres por compañía, distribuyendo el resto entre los cuerpos de infantería de los distritos, que procuraran queden aquéllos nivelados en su fuerza, considerándose para este efecto, como pertenecientes á los de su procedencia, los ocho batallones destacados en Baleares y Canarias.

3.° Para la nivelación á que se refiere el apartado anterior, se tendrá en cuenta el aumento que experimenten los cuerpos por efecto de la real orden de esta fecha, llamando á filas á los individuos que se hallan en uso de licencia trimestral y regresados de Ultramar.

4.° No se destinarán excedentes de cupo de los llamados por esta circular á los batallones expedicionarios que se hallan en la segunda región.

5.° Por este, ministerio se dictarán las órdenes oportunas para proveer á este contingente de armamento, vestuario y equipo necesario.

Organización

1.ª Se crean las quintas y sextas compañías en los segundos batallones de los 66 regimientos de línea y 10 batallones de cazadores del ejército de la Península. La plantilla de dichos batallones se aumenta con un comandante, y la de oficiales y tropa de las compañías será: un capitán, dos primeros tenientes, un segundo teniente, cuatro sargentos, ocho cabos, tres cornetas, un educando, un tambor, en los de linea, tres soldados de primera y la sexta, parte del número de soldados de segunda del batallón.

2.° Además de los excedentes de cupo del reemplazo de 1897 que se llaman á las filas por real orden de esta fecha á recibir instrucción militar, se incorporarán también el día 12 del mes actual los individuos que tengan las unidades de todas armas y cuerpos con licencia trimestral por exceso de fuerza, y los que, hallándose con licencia ilimitada como regresados por enfermos de Ultramar, se hallen en disposición de prestar servicio en la Península. Unos y otros harán uso de la vía férrea por cuenta del Estado.

3.° Los capitanes generales respectivos darán las órdenes é instrucciones que estimen convenientes para el cumplimiento de esta disposición, y para que el llamamiento tenga la debida publicidad.

Reclutas exceptuados

En vista de una consulta de la comisión mixta de reclutamiento de Cuenca, se ha dictado por el ministerio de la Gobernación una real orden disponiendo lo siguiente;

1.° Sin perjuicio de cumplimentar lo que previene la regla 11 del art. 88 de la ley de reclutamiento, considerando las circunstancias que deban concurrir en un mozo para gozar de excepciones con arreglo al estado en que estuvieren en el día del sorteo, las comisiones mixtas tomarán nota de todos aquellos expedientes en que aparezca que algún hermano impedido del mozo haya de cumplir diecisiete años desde la fecha del sorteo antes citada hasta la del ingreso en caja, y cuando esa fecha llegue, procederán á revisar el expediente y revocar la excepción, si no hubiera otra causa en que apoyarla, aunque no medie reclamación de parte.

2.° Lo mismo practicarán las comisiones mixtas cuando en ese período llegue á su noticia que ha cesado la causa de excepción de algún mozo, bien por defunción de la persona que la producía ó por matrimonio de madre viuda ó hermana menor huérfana, licénciamiento de hermanos que servían, en filas u otros motivos.

3.° Las disposiciones anteriores no obstan para que, con arreglo al párrafo segundo del art. 101 de la ley, sean atendidas cuantas reclamaciones se presenten por otras personas acerca de excepciones caducadas en el referido período.

Amigos de la Instrucción

Anteanoche celebró una sesión extraordinaria esta corporación, en el Fomento del Trabajo
Nacional, bajo la presidencia del doctor Guerra.

Tras accidentada discusión se acordó dirigir una proposición al Gobierno de S. M. en súplica de que sé exija á los aspirantes á las escuelas públicas el conocimiento de la lengua ó dialecto de las localidades en que aquellas radiquen.

Al propio tiempo se pide al Gobierno, y como complemento de la anterior proposición, la creación de cátedras de idiomas y dialectos regionales, é interinamente que se someta á un examen fehaciente á los maestros electos, antes de darles posesión de las escuelas.

Para la sesión inaugural del próximo curso, se ha encargado de la lectura del correspondiente discurso, el vice-presidente de la asociación doctor don Jaime Guerra.

(DE SUS CORRESPOSALES PARTICULARES)

Sabiendo que nuestros corresponsales habían de comunicarnos hasta las ultimas horas de la madrugada cuantas noticias se conociesen en Madrid acerca del ataque de los yankees contra Santiago de Cuba, estuvimos aguardando sus despachos hasta las cinco y media de la mañana, no cerrando nuestra edición hasta esa hora, ó sea media hora más tarde de lo acostumbrado.

No obstante, no recibimos á tiempo para poderlo publicar el siguiente telegrama, que llegó á nuestra Redacción á las ocho de la mañana, á pesar de su carácter urgente y de estar fechado en Madrid á las 2'30 de la madrugada.

Del ataque á Santiago.—Oficial

Madrid, domingo, 3, 2'30 madrugada.—
(Urgente.)

Un telegrama oficial, del que el Gobierno ha facilitado un extracto á la prensa, dice que en el rudo ataque dirigido por los yankees contra Santiago de Cuba, lograron posesionarse de las lomas de San Juan, después de una resistencia de más de tres horas que hicieron los españoles, que lograron, sin embargo, salvar toda la artillería.

Dice el telegrama oficial que en esta acción quedaron fuera de combate la mitad de las fuerzas españolas que la sostuvieron, pero no precisa el número. Dice también que quedó gravemente herido el general Linares, del brazo izquierdo.

El propio despacho da la noticia de que fuerzas enemigas muy considerables atacaron á Caney y que fueron rechazadas una primera vez; pero que repitieron luego el ataque, el cual terminó con una enérgica resistencia hecha por los españoles resistencia que nos costó muchas y sensibles bajas.

Confirmaciones 

Noticias de distinto origen confirman que en el combate de Caney murieron el general Vara de Rey y dos ayudantes del general Linares, habiendo sido herido el coronel Ordóñez.

Se dice que han llegado ya á Santiago los refuerzos mandados por el general Escario.

Esta última noticia requiere confirmación.—F.—G.

El servicio telefónico

Anoche, en la primera de nuestras conferencias telefónicas, nos advirtieron de Madrid que descargaba sobre dicha capital una fuerte tempestad, por cayo motivo no podíamos conferenciar hasta más tarde.

Transcurrida cerca de una hora y establecida la comunicación, empezó nuestro corresponsal á transmitir noticias, pero al cabo de un minuto quedamos incomunicados por completo.

Las últimas conferencias de prensa vinieron retrasadas de media hora, y con tan mala línea, que nos fue imposible utilizar más que algunos minutos de la segunda parte, pero advertimos a nuestros corresponsales que inmediatamente transmitieran todo lo importante, como así lo hicieron por telefonemas y telegramas urgentes.

He aquí lo que en esa forma se nos comunica.

Consejo de Ministros

Habla al general Correa

El Consejo de ministros ha terminado á las 7'25 de la tarde.

Los ministros al salir parecían afectadísimos por los detalles por los detalles que se conocen de los combates de Santiago de Cuba.

Contra la costumbre, los ministros se han mostrado más asequibles á los reporters que otras veces. Durante 30 minutos, ministros y periodistas, conversando, formamos un grupo en el portal de la Presidencia.

El general Correa, que estuvo muy explícito, contestando á nuestras preguntas, dijo lo siguiente:

Carezco de noticias que anuncien la llegada de los refuerzos a los sitiados de Santiago de Cuba.

Me enorgullezco de pertenecer á un ejército que ha escrito la página heroica del día l.° Si los refuerzos llegaran me consideraría dichoso y España estaría de enhorabuena, porque el resultado de la lucha no ofrecería duda.

Es exacto que han muerto heroicamente en su puesto de honor el general Vara de Rey y los comandantes Lamadrid y Herraiz, ayudantes del general Linares.

Nuestros soldados han peleado dos mil contra veinticuatro mil; porque e1 resto hasta cinco mil que hay en Santiago de Cuba estaban esparcidos por los alrededores de la capital, y no podían abandonar sus defensas.

Espero ansioso noticias del combate de Aguadores y presiento que ha debido ser gloriosísimo para nuestras armas. La toma de Aguadores era el objetivo principal de los norteamericanos. Allí, con toda persistencia y saña, concentraron todos sus fuegos, los de su escuadra y los de sus baterías de tierra, y según las últimas noticias nuestras, esforzados soldados defienden el terreno palmo á palmo y con extraordinario heroísmo. Las fuerzas que defienden la posición de Aguadores pertenecen al general Rubí, que dirige personalmente la operación.

Hasta aquí lo dicho por el ministro de la Guerra. Después le rogamos que nos dijera el número de bajas que habíamos tenido, y nos contestó que muchas, sin precisar el número ni siquiera probable.

La salida de los ministros de la Presidencia del Consejo, coincidió con los momentos en que la calle de Alcalá se llena con las gentes que regresan á sus casas, de los toros y de los paseos.

Por este motivo se formó frente á la Presidencia un numerosísimo grupo que nos acosó á todos los periodistas preguntándonos por noticias. Los preguntones temían que se había ya rendido Santiago. Como el grupo adquirió muchas proporciones, llegando hasta cerca de la acera de enfrente, los oficiales y agentes de orden público invitaron á los reunidos á que se dispersaran, y como se mostraran algo remisos, el grupo fue disuelto por la fuerza. Mientras tanto, habían sido aumentados los retenes de la Presidencia.

Los demás ministros, al salir del Consejo, nada dijeron de particular.

Esperanzas y temores

Algunos cablegramas recibidos en el Ministerio de Estado dicen que han llegado á Santiago de Cuba 8.000 hombres, pero es raro que estos cablegramas no digan quien manda ni de donde proceden estas fuerzas.

Mas raro es todavía que el ministro de la Guerra no haya recibido una noticia tan importante y favorable.

—En algunos círculos se dice con referencia á noticias que se creen autorizadas, que en Cuba ha aumentado el número de insurrectos. Lo que no se sabe es el espíritu de'estos nuevos insurrectos, es decir, si defenderán la independencia de Cuba contra España y Norteamérica ó si ayudarán á los yankis contra España.

—Parece comprobado que la situación de la escuadra Cervera en el puerto de Santiago, preocupa al Gobierno, porque si los norteamericanos llegaran a ocupar las alturas que medio rodean el puerto, podrían con sus baterías de tierra cañonear la escuadra.

—De Berlín comunican que se ha ordenado al crucero alemán Giers que marche á las aguas de Santiago de Cuba.

—Todos los periódicos extranjeros se ocupan del combate de Santiago.

La afirmación unánime es que en ese combate el honor del ejército español y por consiguiente de España, ha quedado completamente á salvo con la heroica resistencia demostrada. Algunos de esos periódicos indican que procede pedir la paz.

—El Correo, en su número de esta noche, insinúa que en el Consejo de ministros se habló «de ciertas hipótesis», con motivo de la marcha de la guerra. Créese que con esa insinuación misteriosa, alude á la paz.

—De Washington telegrafían que el general Shafter comunica en sus despachos que los americanos tuvieron 170 muertos y 1.200 heridos.

—Se afirma que ayer se reanudó el combate, pero no hay ninguna noticia segura de sus incidentes ni de sus resultados´

—La prensa yanki, en su mayoría, publica el número de hoy orlado de negro y rojo, indicando que considera carísima la victoria obtenida.

En los números en que dan cuenta de los combates sostenidos, elogian y manifiestan admiración por el valor y la tenacidad con que los españoles resistían.

Algunos de esos periódicos dicen que los yankis destruyeron todas las baterías de Santiago, pero la noticia se considera muy exagerada, con el propósito de dar una compensación al espíritu público por las pérdidas que han tenido.

El combate de Santiago 

Telegrafían de Nueva York diciendo que las noticias que se reciben en aquella capital relativas á los combates de Santiago de Cuba, son vivamente comentadas en todos los círculos.

Afírmase que las tropas yankees se hallan á tres millas de Santiago.

Además, los últimos telegramas recibidos de Santiago hacen subir las bajas de los norteamericanos á cinco mil.

La ansiedad de todo el mundo es muy grande, pues no se conocen los detalles contenidos en los partes oficiales.

La prensa yankee

El periódico The World, hablando del combate de Santiago, dice que fue una victoria para los norteamericanos, pero victoria caramente pagada.

Otras noticias

La prensa extranjera da por supuesto que la escuadra alemana que estaba en aguas de Manila ha salido de allí, y se cree que esto se debe á gestiones de los Estados Unidos cerca del Gobierno de Berlín.

—Ha fallecido en Madrid don Francisco Cárdenas, ministro que fue distintas veces, de Estado y de Fomento, en gobiernos moderados y conservadores.

—Se ha fugado del Manicomio de Carabanchel, en donde estaba recluido, el presbítero Galeote que, como se recordará, asesinó al obispo de Madrid señor Izquierdo.

Exageración del "Herald"

El Heraldo de Nueva York publica algunos telegramas sensacionales, pretendiendo completar varios detalles del nuevo combate librado en Santiago de Cuba.

Para ello se entrega á fantasear, inventando muchos detalles.

Entre dichas exageraciones figura la de que la escuadra del almirante Sampson ha destruido todas las baterías que defienden la boca del canal de Santiago de Cuba, incluso el castillo del Morro.

El general Linares

El general Linares, de cuya herida ya he dado cuenta, es uno de los oficiales más distinguidos del ejército español.

Nació en Valencia el día 22 de octubre de 1848.

En 1860 se le concedió por gracia especial el grado de subteniente de infantería y entró en la Academia el año 1862, obteniendo el grado de teniente el 68.

Ascendió á capitán por méritos de guerra.

Al mismo tiempo en los años 1867 y 68 intervino en la represión de algunos movimientos revolucionarios.

En 1871 fue destinado á la isla de Cuba, tomando parte en los Combates de San Carlos Colorado (y otros que no ha sido posible entender).

En 1873 regresó á la península por enfermo.

En 1874 volvió á Cuba, tomando, al mando de un batallón, dos cañones á una partida rebelde que operaba en las Villas.

Trasladado más tarde á Filipinas ingresó en el primer cuerpo de la guardia civil, al frente del cual limpió de malhechores la provincia de Bulacan.

Regresó luego á España y contribuyó á apagar el movimiento dé Casero én el cuartel de Santa Isabel.
Volvió á Cuba el año 1896. donde realizó los hechos de armas que por lo recientes no es necesario repetir.

Ascendió á general de división al año 1892.

El general Toral, en quien ha resignado el mando el general Linares, nació el día 7 de agosto de 1842.
Procede del arma de infantería y posee las cruces de San Hermenegildo, Mérito Militar y varias otras.

Por antigüedad obtuvo el grado de general el 29 de junio de 1897.

El general Vara de Rey, muerto gloriosamente en la defensa de Caney, nació el 14 de agosto de 1841. Tiene una brillantísima historia militar.

Procedía del arma de infantería y llevaba de antigüedad en el empleo de general de brigada la fecha del 30 de junio de 1894.

Lo que dice el Gobierno

En el Ministerio de la Guerra se afirma que han recibido un telegrama del general Blanco diciendo: «Sin novedad».

Nada dice por ahora el Gobierno respecto de lo ocurrido en Cuba, porque desea completar la información telegráfica que ha recibido para dar al público todos los detalles de lo ocurrido en el combate de Santiago.

Asegúrase que hoy se ha recibido un cablegrama en el ministerio de Estado dando cuenta de la llegada á Santiago de Cuba de una columna de refuerzo al mando del general Pando.

No se da crédito á esta noticia porque dicho general se encuentra en la Habana desempeñando las funciones de jefe del Estado Mayor general del marqués de Peñaplata.

Quizás se refiera esta noticia á los refuerzos del coronel Escario.

Apesar de este telegrama, el Gobierrno, á quien hemos preguntado, manifiesta que no tiene ninguna noticia de haber llegado los refuerzos á Santiago de Cuba, qué supone se hallan en las inmediaciones de dicha capital.

He aquí lo poco que pudimos sacar en claro de las conferencias:

Redenciones á metálico

Se ha publicado una circular del Ministerio de la Guerra autorizando para que puedan redimirse á metálico por 1.500 pesetas los excedentes de cupo llamados á filas por la Real orden de que ya tienen noticia.

El ataque á Manzanillo

Algunos telegramas de la Habana amplian los detalles comunicados acerca del ataque á Manzanillo por la flota yankee.

Contra los buques enemigos que atacaron aquel puerto, salieron á alta mar los cañoneros Delgado Parejo, Estrella y Guantánamo.

Desde tierra hicieron fuego las baterías de Zaragoza y del fuerte Martínez Campos.

Lo mismo el ejército que la marina y voluntarios, se portaron valientemente.

La población se muestra muy animosa.

Cayeron en ella cuarenta granadas enemigas que ocasionaron dos muertos y ocho contusos.

De la marina resultaron heridos el comandante del Delgado Parejo, un médico y cinco contusos.

De las fuerzas de tierra resultaron heridos el teniente retirado señor Carrero, el teniente de voluntarios señor Pulido y tres soldados.

Uno de nuestros proyectiles alcanzó a un  buque enemigo, averiándolo seriamente la máquina.

El barco, con fuego á bordo, fue retirado á remolque.

De Puerto Rico.—Oficial

Hoy se ha recibido en Madrid un cablegrama del almirante Manterola, en el cual, con referencia á noticias de Puerto Rico, se dice que ha terminado el desembarque de toda la carga que conducía el trasatlántico Antonio López,

Detalles del combate

Desde Nueva York comunican despachos de Washington dando cuenta de varios detalles del combate de Santiago de Cuba.

Nuestras tropas construían trincheras por el lado de Aguadores, lo que la artillería yankee procuraba impedir.

El calor era sofocante cuando ha empezado el combate, hasta el punto de hacerse insoportable á los soldados norteamericanos.

El almirante Sampson dio orden de que la artillería destruyera las fortificaciones de Aguadores.

Nuestras tropas pelearon heroicamente.

La infantería yankee tuvo necesidad de retroceder varias veces.

Dicen estas informaciones particulares que el general Shafter ha llegado muy cerca de Santiago.

Los yankees confiesan que sus pérdidas han sido considerables.

Algunos dicen que ascienden á mil los muertos y que son muchísimos los heridos.

Nuestras bajas

Asegúrase que el Gobierno tiene ya noticia de la muerte del general Linares.

Esta ocurrió en el momento de operarle el brazo.

También quedaron fuera de combate un sesenta por ciento de los artilleros que servían nuestras baterías.

Incendio en el trasatlántico «Alfonso XIII

Comunican de Cádiz que á las ocho y media de la mañana de ayer se declaró un incendio á bordo del vapor Alfonso XIII.

El fuego quedó localizado en la bodega de proa.

Acudieron en socorro del buque cuantos elementos hubo disponibles, siendo dominado el voraz elemento, después de algunas horas de haberse iniciado.

Se ignoran las causas que hayan originado el fuego.

Los desperfectos no son muy importantes y podrán ser reparados en breves días.
__________

Las líneas deben continuar interrumpidas ó funcionando con mucho retraso, porque á las cinco y media que cerramos ésta edición no hemos recibido los despachos de última hora, que con seguridad no habrán dejado de expedir nuestros corresponsales.

(Retirado, ya compuesto, de la edición de ayer por exceso de materiales.)

La Vanguardia 5 de julio de 1898

Narración del combate de Santiago

Es imposible ordenar y completar el relato de un suceso que está todavía en desarrollo, y que en la parte desarrollada se se conoce en todos sus detalles. Los despachos de nuestro amplísimo servicio telefónico y telegráfico han trasmitido ayer y anteayer todo lo conocido en aquellas fechas, pero como las tormentas impidieron la llegada de algunos despachos —sin embargo de haberlos pagado caros y por anticipado— por si se escapó algún detalle y aún con riesgo de repetir otros, cortamos de la prensa de Madrid cuanto allí se sabía.

De lo que después se haya sabido, y de las satisfactorias nuevas de ayer, encontrará el lector amplia noticia en las planas de despachos de este número.

Llamamos la atención del lector sobre el origen yankee de esas noticias, origen que ha de disminuir cuanto nos favorezca y ha de aumentar lo que nos perjudique. Así y todo la impresión saliente es el heroísmo de las tropas españolas. Los sucesos anteriores mejoran aún esta impresión y afirman que los yankees han sufrido una derrota en Santiago, no consiguiendo su objetivo, no tomando á Aguadores y teniendo que retirarse hacia el mar.

Dicen asi:

Versión de los corresponsales yankis

Un día entero de combates

Los telegramas enviados desde Sevilla por los corresponsales de la prensa norte-americana dando cuenta del combate de ayer, llevan la fecha de anoche.

He aquí cómo describen la acción.

La batalla duró todo el día. El fuego no cesó hasta que la falta de luz impedía continuar las operaciones.

El ejército yanki avanzó con gran fuerza, trasportando con mucha rapidez su artillería de campaña y de montaña, así como sus ametralladoras al frente, delante dé la misma línea de fuego.

Defensa heroica de las trincheras

Las tropas españolas estaban atrincheradas.

En cuanto los yankís las divisaron emplazaron sus cañones y abrieron un fuego terrible de artillería contra ellas. Aun cuando los artilleros afinaron la puntería y se vio caer muchos proyectiles en las trincheras, las tropas españolas no se movieron, resistiéndose valientemente en sus posiciones.

Hora tras hora, los norte-americanos cargaron desesperadamente para tomar por asalto las trincheras.

Una y otra vez, los españoles, combatiendo con desesperada bravura, rechazaron los tremendos asaltos, obligando siempre á los yankees á retroceder para rehacerse, pero sufriendo en cada ataque pérdidas de consideración.

Ni una sola vez acertaron los norte-americanos á llegar hasta las trincheras.

El fuego español

Formando parte de las líneas de trincheras había reductos artillados.

La artillería española hacía un fuego terrible.

El fuego español de fusilería era muy bueno y bien concentrada contra las fuerzas norte-americanas cada vez; que éstas intentaban avanzar.

A la caída de la tarde, sin embargo, la superioridad de la artillería yanki, en número y calidad, empezaba á poner en situación desventajosa á los artilleros españoles.

Acampando frente á frente

Se acercaba la noche, el combate no llevaba traza de decidirse y los yankees no habían conseguido más ventaja que la de demostrar su superioridad sobre la española, aunque los telegramas no dicen cómo.

Por último, la oscuridad obligó á suspender el combate.

Los norteamericanos se replegaron lo bastante para ponerse fuera del alcance del fuego de los españoles. Estos permanecieron en sus posiciones.

Los dos ejércitos acamparon frente á frente.

Continuará la acción

Durante la noche, á pesar de las precauciones tomadas, los yankees temían un ataque de los españoles.

Es seguro que hoy se renovará el ataque contra las trincheras españolas.

Nueva York 2, 11 mañana

La Vanguardia 6 de julio de 1898

El desastre de la escuadra

Madrid, 5,11'44 mañana. (Este telefonema y el siguiente, puestos á la misma hora, han sido detenidos en Madrid, por la censura, hasta las 7'20 de la tarde.)

Dicen de Nueva York que en los despachos que dirige el almirante Sampson a su Gobierno, asegura que han caido prisioneros en su poder el almirante Cervera y 1.300 españoles, habiéndose también apoderado de todos sus buques.

En Madrid ha causado esta noticia viva ansiedad.—F.—G.

Madrid, 5, 11'44 mañana.

Dicese en Madrid que el Gobierno ha recibido un telegrama oficial, en el que, refiriéndose á manifestaciones hechas por varios náufragos de nuestros destroyers, se dice que la escuadra española iba seguida por varios buques yankees, y que el Oquendo tenía fuego á bordo y el María Teresa averías.

El general Correa ha visitado al señor Sagasta, se cree que para comunicarle este telegrama.— F.—G.

Información yankee 

(Por la censura quedaron detenidos los siguientes telefonemas que no llegaron á nuestro poder hasta las once de la noche).

Madrid 5, 7'35 tarde.

Un telegrama de Washington dice que el almirante Sampson comunica desde Siboney, con fecha 3 del actual, lo siguiente:

«La escuadra de mi mando ofrece á la nación como regalo para la fiesta del 4 de julio, la destrucción de la escuadra del almirante Cervera, de la que no ha escapado ningún buque de los que la componían.

Dicha escuadra intentó salir á las nueve y media de la mañana de hoy y á las dos de la tarde, el último buque, el Colón, había encallado á 60 millas al Oeste de Santiago, arriando su bandera.

El Infanta María Teresa, el Vizcaya el Oquendo viéronse también forzados a encallar y fueron quemados á 20 millas de Santiago.

El Furor y el Terror quedaron destruidos á 4 millas de dicho puerto.

Hemos hecho 1.300 prisioneros, entre los cuales se encuentra el almirante Cervera.»

Más noticias yankees

Otro telegrama de Nueva York dice que el Vizcaya ha sido apresado por el Broocklin y el New York, y que el almirante Cervera se halla prisionero á bordo de este último buque.

Añade el despacho que el combate entre ambas escuadras entablóse á la salida del puerto.

Los destroyers, dice, aprovechando la humareda del cañoneo, intentaron lanzar torpedos contra los barcos americanos, pero el crucero Forcer colocóse delante de los destroyers, entablándose el combate.

Un cuarto de hora después intentaron volver al puerto, pero incendiáronse yéndose ambos á pique.

Los españoles han sufrido centenares de bajas.

Los yankees confiesan también que han sufrido pérdidas importantes.—F.—G.

(CONFERENCIAS TELEFÓNICAS TOMADAS EN NOTAS TAQUIGRÁFICAS)

Rumores pesimistas

Madrid 5, 11'53 noche.

A primeras horas de la mañana de hoy circularon por Madrid las más tristes y desconsoladoras noticias acerca de la suerte de la escuadra del almirante Cervera.

Estas noticias eran procedentes de origen norteamericano.

La gente recibió primeramente estos rumores con incredulidad; pero luego, la insistencia de las noticias produjo una impresión desastrosa.

En Palacio

Tan pronto como fue apercibido del rumor el general Martínez Campos dirigióse á Palacio á ofrecer á la Reina su testimonio de duelo por la desgracia.

La Reina no recibió á ninguna persona más que á sus ministros y al referido general, hablando de los rumores y noticias del día.

En el ministerio de Marina no se ha recibido telegrama ni noticia alguna del comandante del apostadero de la Habana ni del comandante de Marina de Santiago de Cuba.

Noticias del desastre

Las noticias que se reciben del desastre dicen que el enemigo tenia escalonados al Este sus buques de guerra, viéndose los españoles entre dos fuegos y en situación desesperada.

En el ministerio de Estado se ha recibido un telegrama de nuestro ministro en el Canadá, expedido desde Monreal, que dice así:

«En Washington se ha recibido un despacho oficial del almirante Sampson, anunciando que la escuadra española ha sido destruida al salir de Santiago de Cuba.»

Confirmación

Al salir de despachar los ministros con la Reina, los señores Sagasta, Capdepón y Puigcerver, confirmaron én parte las noticias que durante las primeras horas de la mañana circulaban acerca del desastre ocurrido á la escuadra cerca de Santiago de Cuba.

Afirmaron los ministros que estas noticias se tenían sólo de origen particular.

Según estas noticias, el Oquendo, el Infanta Maria Teresa y el Vizcaya se perdieron á menos de 20 millas de la bahía de Santiago, y el Cristóbal Colón embarrancó á 60 millas.

El Infanta María Teresa llevaba fuego á bordo, habiendo sufrido graves averías el Oquendo durante el combate. El Vizcaya se fue rápidamente á pique.

El Cristóbal Colón, según los despachos de origen yankee, después de embarrancado izó bandera blanca.

Los norteamericanos echaron al agua todos los botes desde sus barcos, salvando á 1.300 hombres.

A bordo del acorazado Gloucester se hallan el almirante Cervera y su hijo don Ángel.

Ascienden á 800 los muertos, entre los ahogados y que han perecido por el fuego enemigo.

Los norte-americanos no han sufrido más bajas que un muerto y dos heridos.

Despacho de Cervera

Esta mañana se ha recibido en la Central de Telégrafos de Madrid un telegrama para la esposa del almirante Cervera, concebido, según dicen algunos, en estos términos:

«Acorazado Groiscester.— Ángel y yo buenos y bien cuidados.—Pascual.

Hay muchos que ponen en duda la veracidad de esta noticia.

El parte de Sampson

El despacho oficial dirigido por el almirante Sampson al Gobierno de Washington dice asi textualmente:

«La escuadra de mi mando ofrece como regalo en la fiesta del 4 de julio la destrucción de la escuadra del almirante Cervera.

Ninguno de los buques que la componían ha podido escapar.

»Los barcos españoles intentaron salir de la bahía de Santiago á las nueve de la mañana de hoy.

»A las dos de la tarde el último buque que salió del canal, que era el acorazado Cristóbal Colón, encalló á 60 millas al Oeste de Santiago, arriando la bandera.

»Los cruceros Infanta Maria Teresa, el Vizcaya y el Oquendo viéronse forzados á encallar, y fueron incendiados á menos de 20 millas.

»Los destroyers Furor y Plutón fueron á pique á cuatro millas del puerto.

«Hemos hecho 1,300 prisioneros entre ellos el almirante Cervera.—Sampson.»

Más noticias yankees

Un telegrama de Nueva York dice que cuando el almirante Cervera, hecho prisionero por un capitán norteamericano, llegó á bordo del Groicester, el comandante de dicho barco le estrechó la mano y dijo:

«Os felicito, por haber luchado valerosamente

—El departamento de Marina de Washington ha hecho fijar por las calles un despacho del almirante Sampson, diciendo que en el combate naval de Santiago de Cuba los españoles han tenido 350
muertos en el combate ó ahogados, 160 heridos y 1,300 prisioneros.

Consejo de ministros

Hoy se ha celebrado Consejo de ministros.

Se ha reunido á las siete de la noche y ha terminado á las diez.

Al salir los ministros se han mostrado muy reservados sobre los asuntos tratados en Consejo, pero por otra parte han conversado bastante con los periodistas.

Han desmentido el rumor que había circulado de que se vaya á negociar la paz.

Al contrario, los ministros manifestaron que hay necesidad de continuar la guerra á todo trance.

También han desmentido que se vayan á suspender las garantías constitucionales.

Dijeron que no había noticia de que se hubiese alterado el orden en ninguna parte de la Península.

Confirmaron las noticias oficiales que ya hemos comunicado, acerca de la suerte de la escuadra de Cervera en Santiago.


La política fuera da España

España ante Europa

La prensa de las grandes capitales de Europa, aun aquellos diarios que durante la lucha que venimos sosteniendo con la nación norteamericana menos afecto han demostrado por la santa causa española, dice unánimemente que en la jornada del viernes quedó á salvo el honor del ejército terrestre y que en la salida intentada por el almirante Cervera ha quedado salvado el honor de la Marina española... Si
algún consuelo puede cabernos ante las tremendas desgracias que hoy afligen á la patria, el de ese homenaje que al valor y á la dignidad de los españoles umversalmente se rinde lo hemos de estimar en mucho. Y en más aun lo estimáramos si no viniese amargado por la consecuencia que de estos hechos se quiere generalmente sacar... Lo mismo Le Temps de París que L' Indépendance Bélge de Bruselas; lo mismo The Standard de Londres que la National Zéstung de Berlín dicen en sus últimos artículos de fondo que ha llegado la hora para España de pedir la paz!

Esto puede significar dos cosas: ó bien que la opinión política hoy más generalizada en Europa es que España ha de reconocerse vencida y ha de presentar por tanto proposiciones de paz á sus enemigos, ó bien que ha llegado la ocasión de que las potencias intervengan por propia iniciativa en el conflicto.

Unos se inclinan á creer lo primero, otros lo segundo. Nosotros creemos que no existen datos suficientes para apreciar las verdaderas intenciones de las grandes potencias europeas, si es que tengan alguna bien definida y bien resuelta. Es tan compleja la cuestión, hay en ella tan contradictorios intereses, que verosímilmente ha de ser muy difícil que puedan ponerse de acuerdo. De suerte que, según el parecer de grandes políticos extranjeros, lo mejor sería que por sí misma y en absoluto España resolviera la cuestión, sin fiar mucho ni poco en oficiosidades ajenas. Esta es la impresión general, y por hoy cumplimos transcribiéndola aquí.

Sobre las negociaciones de paz

Comunican de Londres que The Daily Telegraph publica un telegrama fechado en Madrid con noticias graves sobre la situación política interior y una interview que por su gravedad no se cree que sea auténtico, sospechándose que habrá sido oida desde la frontera por el corresponsal de dicho periódico.

Este afirma con fecha de Madrid que el Gobierno español ha decidido pedir la paz inmediatamente.

Añaden desde Londres que en cambio, la agencia Reuter ha recibido de Madrid informaciones contrarias á las del citado periódico inglés.

La agencia Unión Telegraph comunica un cablegrama de Nueva York diciendo que en Washington corre el rumor de que el almirante Cervera, con permiso del almirante Sampson, ha telegrafiado al señor Sagasta, aconsejándole que pida la paz.

Lo que cuesta un cañonazo

Los potentes cañones de acero, sistema Krupp, del calibre de 39,05 cm., al prestar servicio con los proyectiles de acero, destinados á perforar las corazas de los barcos, cuestan lo siguiente en cada uno de sus disparos:

Carga de proyección, 180 kilogramos de pólvora prismática parda, al precio de 1,90 el kilogramo, 342 pesetas.
Una granada de acero y peso de 455 kilogramos, 1.544 idem.
Un estopín obturador, 2 id.
18 kilogramos de pólvora para la carga interior de la granada, á 1,80 pesetas, 42,40 id.
Aumento de gastos y transporte de estos efectos, 50.
Parte proporcional de la vida, que suponemos de 200 disparos por estas piezas, 20.000.
Total, 21.980,40.

La Vanguardia 16 de julio de 1898

La capitulación de Santiago

Madrid, 15, 2'45 tarde.

Telegramas de Londres confirman la noticia, que ya adelantamos en la edición de ayer, de la capitulación de Santiago, concediendo honores de guerra á la guarnición de la plaza.

Dicen también esos telegramas ingleses que los yankees repatriarán á 32,000 soldados españoles, para lo cual necesitan 45 transportes; pero esta noticia se considera infundada.

Despachos puestos en Cabo Haitiano añaden á esas noticias que la capitulación de Santiago firmóla el general Pando, y que guarnecerán la plaza capitulada fuerzas insurrectas al mando de Calixto García, con 5,000 soldados yankees.

Los norteamericanos han empezado á repartir víveres á los habitantes de Santiago.

Lo que ha dicho Sagasta

El señor Sagasta ha dicho que ignora todavía oficialmente la capitulación de Santiago, pero que cree exacto el hecho, aunque la capitulación únicamente puede comprender la capital.

Respecto á responsabilidades ha dicho que, si la hay, es toda entera del general Toral, pues según el Reglamento de Guerra, tenía facultades para capitular, asesorándose de la Junta de autoridades.

El señor Sagasta ha añadido que ni el Gobierno ni el general Blanco dieron instrucciones cerradas al general Toral.

La suspensión de garantías

La Gaceta de hoy publica el Decreto suspendiendo las garantías constitucionales en toda España, fundamentando esa medida en la posible llegada de la escuadra yankee á nuestras costas.—F.—G

La Vanguardia 28 de julio de 1898

La paz

Se dice en Madrid que el Consejo celebrado ayer por los ministros, acordó pedir al Gobierno de Washington un armisticio para empezar oficialmente las negociaciones de paz.— F.—G.

(CONFERENCIAS TELEFÓNICAS TOMADAS EN NOTAS TAQUIGRÁFICAS)

Negociaciones de paz

Madrid, 27,11'53 noche.

Por su gran importancia vamos á comunicar una importante noticia que al final de las conferencias ampliaremos.

Ha terminado el Consejo de ministros.

Al salir éstos han dicho que han empezado ya oficialmente las negociaciones para la paz con el Gabinete de Washington.

Los ministros se han reservado respecto de las bases ó condiciones de las mismas.

No han dicho nada más sino que la comunicación oficial partió de nuestro Gobierno,
y llegó á Washington el 24 ó 25 del actual.

El objeto era detener la expedición que preparaban los yankees á Puerto Rico; pero según parece, M. Mac-Kinley contestó diciendo que la expedición de Puerto Rico estaba preparada ya el 23 del corriente mes.

Lo demás relativo á las negociaciones de paz de que se ha hablado hoy, lo comunicaremos al final de las conferencias.