jueves, 21 de julio de 2016

Estación de Cables Submarinos de Conil


Una llamada internacional, un correo, una búsqueda sencilla en la red o un tuit: todo pasa por un pequeño chalé de aire sobrio y arquitectura de los años 60, enclavado en Conil de la Frontera. Podría pasar por una casa más de la idílica urbanización Fuente del Gallo, sino fuera por la enorme torre de telecomunicaciones que preside el jardín y por la extraordinaria seguridad que protege la villa y dispara la rumorología en el pueblo. No hay conileño que no elucubre sobre la trascendencia de lo que allí se custodia. Y no están desencaminados, porque en ese austero chalé de planta única se encuentra la estación de cables submarinos más importante de España ya que es una de las principales para el tráfico entre el sur de Europa, África y América. Gestionado por Telefónica, es el nodo vital que hace posible que el sur del continente se comunique con América en tráfico de datos vertiginoso.


Aunque el nuevo cable submarino Marea conectará Europa y Estados Unidos desde Bilbao, es otro el que lleva el peso de las comunicaciones, el Columbus III. Parte desde la playa de la Fontanilla de Conil y llega a Hollywood (Florida) 10.000 kilómetros después. Es este centro de supervisión de cables submarinos el que lo hace posible en un búnker antinuclear enterrado a 15 metros bajo el suelo, en un cajón reforzado de hormigón, acero y puertas de alta seguridad. “Lo construyó Estados Unidos durante la Guerra Fría”, explica Jose Ángel Balonga, uno de los técnicos encargados de su funcionamiento. Concretamente, fue en 1968 cuando se eligió esa zona como punto de salida para un cable submarino por su operatividad para la Base Naval de Rota.

Por otra parte, Microsoft y Facebook han acordado este jueves la construcción de un nuevo cable submarino de nueva generación que atravesará el océano Atlántico y que mejorará la conexión entre los usuarios de Estados Unidos y Europa. Los dos gigantes tecnológicos prometen alta velocidad y mayor fiabilidad para la nube y los servicios online. La capacidad de Marea, el nombre con el que se bautizará este cable, será de aproximadamente 160 terabytes por segundo,16 millones de veces más rápido que una conexión de Internet doméstica, lo que lo convierte en el cable transatlántico con la banda más ancha que existe. Sus ocho pares de fibras conectarán los 6.600 kilómetros que hay desde el centro de datos de Virginia del Norte (EE UU) hasta el de Bilbao, y a partir de ahí se distribuirán por otros centros de Europa, África, Oriente Medio y Asia. Esta conexión entrará a España por la localidad vizcaína de Sopela.