lunes, 24 de junio de 2019

Robótica colaborativa


Un robot no es colaborativo por sí mismo. Un robot colaborativo es solo una parte de una aplicación robótica colaborativa, y no logra el cumplimiento de seguridad por sí mismo. La forma en que se diseña el sistema es fundamental para optimizar la seguridad de los trabajadores y permitir el cumplimiento.


Según las normas ANSI/RIA R15.06-2012 e ISO 10218, el término “robótica colaborativa” describe un sistema robótico operado automáticamente que comparte el mismo espacio de trabajo con un humano, y hay cuatro tipos de operaciones colaborativas. Se definen como:

Robot barrendero


Después de dos años de colaboración entre el departamento de Innovación de Ferrovial, el Ayuntamiento de Barcelona y la start-up tecnológica Urban Clouds, en enero de 2017, surgió el robot de limpieza A1A3. Se probaron dos unidades del carrito robotizado en una primera versión de prueba.

Robot de asistencia a la limpieza viaria A1A3 from Urban Clouds on Vimeo.

sábado, 22 de junio de 2019

Robots industriales fabricados en China


En China existen muchas empresas que fabrican robots industriales. Estos robots se quedan en gran parte en China, pero , de momento, no han llegado al mercado europeo. En 2017 se vendieron en China alrededor de 130.000 robots industriales, lo que supone un aumento en las ventas del 44 %. Entre los fabricantes chinos se encuentran Siasun, Efort, GSK, Estun, STS, IKV y Greatoo, que ofrecen robots de 6 ejes con una capacidad de elevación de 20 kilogramos por unos 13.000 euros.

En china también se fabrican Cobots con unos precios de 10.000 a 15.000 euros. Al mismo tiempo, la cantidad de compañías robóticas chinas ha pasado de 300 a más de 3.400 en seis años. Sin embargo, el mercado probablemente necesite despejarse, según el gobierno chino, los fabricantes de robots solo podrán subsistir si producen más de 2.000 unidades por año.


Robot GSK RB08, trabajando en la empresa Tech Design de Ecuador.

martes, 18 de junio de 2019

Nubes noctilucentes


Las nubes noctilucentes se forman en capas muy altas y son propias de zonas próximas al Polo Norte, pero el pasado fin de semana se vieron en la Península


Aparecen al amanecer o al ocaso, tienen un aspecto fantasmagórico, y su color oscila entre el blanquecino y el azul eléctrico. Es un fenómeno habitual a lo largo del verano en zonas altas del hemisferio norte, como Escandinavia o Siberia. Pero también, aunque rara vez, se ven en España.


lunes, 17 de junio de 2019

Xiang Duan


Como artista multifacética, a Xiang Duan le gusta definirse como una exploradora artística. Pintora, dibujante, escultora y grabadora, la joven ha estudiado todas las técnicas de escultura y se dedica con verdadera pasión a su trabajo.


En su cuenta de Instagram, los vídeos muestran sus impresionantes creaciones, así como las de sus compañeros artísticos. Desde los más pequeños hasta los más colosales, asumen cualquier desafío, y no les falta imaginación.


Entre los logros más impresionantes de Xiang Duan se encuentra una escultura gigantesca hecha en el tronco de un árbol que mide más de 10 metros. Su sentido del detalle, la meticulosidad de su trabajo solo pueden despertar admiración.

Drones para el transporte de personas


Lilium es una pequeña empresa alemana que desarrolla un dron para transporte de pasajeros. Cuenta con el apoyo financiero de la Agencia Espacial Europea (ESA), la Universidad Técnica de Múnich y desde 2015 han conseguido atraer más de 100 millones de euros en financiación proveniente de empresas como Tencent, Atomico y fondos de inversión como LGT, Obvious Ventures y Freigeist.


El objetivo es construir taxis voladores de despegue y aterrizaje vertical (VTOL). El Lilium Jet utiliza el mismo tipo de baterías que coches eléctricos como los Tesla y está pensado para moverse en entornos urbanos. Eso sí, a una altura prudencial.

miércoles, 22 de mayo de 2019

Cuanto contamina un AVE


Lo cierto es que no existe una única respuesta a la pregunta de partida. Depende mucho de cada caso. Si el viajero se desplaza de Madrid a Barcelona, sí puede haber escogido la opción más eficiente subiéndose a un AVE: se supone que habrá emitido cuatro veces menos CO2 que otro que haya volado en avión, tres veces menos que el haya ido en coche y algo menos que el que fuera en tren convencional o en autobús. Pero si se trata de ir de Madrid a Alicante, puede que hubiese contaminado menos si se hubiera subido a un tren convencional. O así lo asegura un estudio de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE), publicado de forma reciente en la revista Transportation Research Record, que analiza diez corredores españoles con alta velocidad. ¿Su conclusión?: en siete de los casos el pasajero que emite menos CO2 es el que viaja en AVE y en los otros tres ganaría el del tren convencional.


Está claro que cuánto más rápido pase el paisaje por la ventana del tren más aumentará el consumo de energía. Sin embargo, como explica Alberto García Álvarez, investigador de la FFE y autor del estudio anterior, existen otros factores propios de la alta velocidad en España que reducen a la vez el gasto de energía (y la generación de emisiones de CO2). Uno de ellos es la distancia a recorrer. Cuando se usan datos reales para comparar los distintos modos de transporte se constata que los puntos A y B no están siempre separados por los mismos kilómetros, pues la ruta puede ser más o menos directa. Entre Barcelona y Madrid, por ejemplo, hay 612 kilómetros si uno va por carretera, pero 528 si se coge un avión. En ferrocarril, la distancia será de 707 km en un tren convencional o de 627 en el de alta velocidad.