jueves, 21 de julio de 2016

Ojos de cristal


Explosivos, gases venenosos, balas y enfermedades venéreas, podían causar pérdida de visión. Si bien los avances médicos en la primera Guerra Mundial no permitían recuperar la vista de los soldados, por lo menos podían proporcionar ojos artificiales. Desde diciembre de 1916 hasta agosto de 1919, el Army Spectacle Depot proporcionó más de 22.000 ojos a las víctimas, en toda Gran Bretaña.