martes, 16 de febrero de 2010

Complejo hidroeléctrico del embalse del Guri

Debido a la disminución en las precipitaciones, con respecto a otros años, que sufre la región, el gobierno venezolano está aplicando restricciones de dos horas diarias en el suministro de energía eléctrica suministrada por las empresas ENELVEN y ENELCO, Filiales de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec).

La campaña de ahorro pide a la población hacer un uso adecuado de los aparatos eléctricos, aires acondicionados, luces y otros dispositivos en sus hogares y trabajos. Igualmente el Gobierno inició una campaña para reducir en un 20 por ciento el consumo de energía en las empresas públicas de todo el país.

Parte de este plan contempla un reajuste en los horarios de los grandes centros comerciales y comercios, así como un ahorro de más de 500 megavatios en el consumo global de energía en las grandes empresas productoras de hierro, acero y aluminio que funcionan en el estado de Bolívar.

Vista aerea del embalse del Guri.

El 30 enero 2010 el embalse de Guri, que represa las aguas del río Caroní, en el estado de Bolívar, para alimentar a las centrales hidroeléctricas Simón Bolívar (Guri), Francisco de Miranda (Caruachi) y Antonio José de Sucre (Macagua), se encontraba 9 metros por debajo de su cota normal en esas fechas, es decir, se encontraba a 261,11 metros, siendo lo normal 270 metros. Actualmente el embalse desciende a un ritmo de 9 centímetros diarios.

Parece ser que todo ello podría ser consecuencia del fenómeno climatológico conocido como "El niño", que prácticamente redujo a su mínima expresión las precipitaciones sobre la zona norte de Sudamérica, en el último período de lluvias. En el caso de Venezuela, esta carencia de lluvias ha afectado notablemente a los afluentes del río Caroní y por consiguiente, redujo en más de un 80 % el aporte de caudal al embalse del Guri, cuya extensión de 4.600 kilómetros cuadrados lo convierten en el mayor lago artificial del país.

Ubicada en pleno corazón del Cañón de Nekuima, a unos 100 kilómetros de la unión del río Caroní con el Orinoco, la represa Guri, bautizada en 1978 con el nombre del ex presidente de la República guayanés "Raúl Leoni", y renombrada por el presidente Hugo Chávez en abril de este año como "Simón Bolívar".

Unos 23 años tardó en erigirse esta imponente obra de la ingeniería moderna, tiene una altura de 162 metros y una longitud de 1.300 metros.

Se trata de la tercera central más potente del mundo, después de la de "Las tres gargantas" (18.460 megavatios) en China y la de "Itaipú" (14.750 megavatios), situada entre Paraguay y Brasil.

Eje de una de las turbinas de el Guri. Se puede comparar el díametro del eje vertical con el tamaño de la escalera que pasa a su lado.

En Venezuela se empezaron a construir presas y centrales hidroeléctricas con el Plan de Electrificación Nacional, llevado a cabo por la Corporación Venezolana de Fomento, para aprovechar el potencia del río Caroní. El primer estudio de viabilidad lo realizó la empresa Burn & Roe Inc. en 1949.

En 1953 se formó la Comisión de Estudios para la Electrificación del Caroní, directamente dependiente del Ministerio de Fomento. Se construyó entonces la casa de máquinas de la Central Macagua I y se iniciaron las labores de la presa del Guri.

Una vez fundada la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) en 1960, y la Electrificación del Caroní (Edelca) en 1953, comenzaron los trabajos de edificación de la primera fase de la represa Guri, que se terminó en 1978, con una potencia instalada de 2.885 megavatios.

Diagrama de las cotas normales de agua en diferentes épocas del año.

La segunda fase se terminó en 1986 con una potencia nominal de 7.120 megavatios para llegar a un total de generación de 10.000 megavatios entre sus dos salas de turbinas.

El río Caroní alberga las centrales hidroeléctricas Simón Bolívar (Guri), Francisco de Miranda (Caruachi) y Antonio José de Sucre (Macagua). Las dos últimas centrales tienen una potencia nominal de 2.160 megavatios cada una, la misma que tendrá la central Tocoma, actualmente en construcción en una zona del río ubicada entre las centrales Guri y Caruachi.

Una vez culminada Tocoma, el río Caroní se convertirá en el único a nivel mundial en soportar cuatro gigantescas centrales hidroeléctricas a lo largo de su recorrido con una potencia instalada total de 16.500 megavatios.

Las tres centrales del río Caroní producen actualmente el 73 por ciento de la electricidad que consume el país, por lo que la afectación de los niveles del embalse tiene consecuencias directas sobre la disponibilidad de energía en todos los rincones del país.


No hay comentarios: