martes, 9 de febrero de 2016

Brazo ortopédico fabricado con impresora 3D


Unai Blanco, un niño de 9 años de Arteixo (A Coruña) que nació manco, ha recibido el lunes 8 de enero de 2016 una prótesis para su brazo izquierdo fabricada con una impresora 3D.


El primer paso consistió en escanear el muñón de Unai, para lograr que la prótesis encajara perfectamente. Digitalizaron la extremidad en Pontevedra y enviaron los archivos al colegio de Don Bosco de Rentería por correo electrónico. A partir de ahí fue diseñándose el brazo artificial de Unai, de acuerdo con las medidas exactas de su brazo. Tras dos meses de cálculos, la prótesis se imprimió en solo un día. En el proyecto han participado cuatro jóvenes estudiantes del centro, coordinados por el profesor de Electrónica Carlos Lizarbe y con la ayuda técnica de la empresa Domotek.

La prótesis es una funda que cubre el brazo izquierdo de Unai y va sujeta con un velcro en la parte superior. Mediante el juego del codo, el niño puede activar los dedos, esto es, abrir o cerrar la mano a su antojo.

Los artífices de este mecanismo están en contacto con un profesor de Granada que también está preparando un brazo en 3D para un niño de Alicante.