jueves, 29 de marzo de 2012

Botellero sumergible

Con unos alumnos de tercero de ESO hemos construido un pequeño sumergible accionado por un mando a distancia de infrarrojos reutilizado de un minihelicóptero.

Al poder disponer de un sólo canal el submarino solamente se sumerge al accionar sus motores y vuelve a la superficie al dejar de moverse estos.

Sobre una estructura de PVC se han sujetado 8 botellas de agua de 500 mililitros cada una, lo que hace un total de 4.000 mililitros, lo que proporciona flotabilidad a 4 Kg de peso del submarino. El recipiente con tapa que alberga el interruptor y los portapilas tiene unos 1.000 mililitros de capacidad, lo que añade flotabilidad a otro Kg de peso. La densidad del PVC es de 1,40 g/Cm3.

Una vez probado hemos comprobado que las botellas se han de llenar de agua casi en su totalidad, lo que prueba que eran necesarias muchas menos. Tan sólo se ha de dejar una pequeña cantidad de aire en las cuatro botellas superiores. Uno de los defectos de este diseño es que al estar las botellas en horizontal la burbuja de aire que queda en su parte superior es alargada y se desplaza de un lado a otro, haciendo que el submarino se incline, sin poder mantener una digna posición horizontal.

Otro de los problemas del submarino es la baja potencia de los dos motores, lo que hace que la fuerza que le hace sumergirse sea muy pequeña. Como es lógico al girar los dos motores en el mismo sentido se produce un pequeño giro del submarino pro efecto de la reacción.

El tercer problema es el provocado por la entrada de agua en el recipiente que alberga las pilas. La prueba fue muy corta y por tanto pequeña la cantidad de agua que entró. No llegó a provocar problemas pero se ha de buscar un recipiente realmente estanco.

El sellado con silicona termofusible de los motores, la placa electrónica, el transistor de potencia y las uniones de los cables ha dado muy buen resultado. En los ejes de los motores se dispuso grasa de silicona para hacerlos estancos por esta parte.

Este es el segundo diseño de minisubmarino que al menos hemos podido probar, pero no es un diseño satisfactorio. El porexpán no se desplaza y puede proporcionar suficiente flotabilidad. Ese será nuestro tercer diseño.

Los cables salen del recipiente de los portapilas a través de tubos roscados de los que se utilizan en las lámparas. Este es un posible camino para el agua que entró dentro. La otra posibilidad es que haya entrado a través de los agujeros de los cuatro tornillos que se utilizan para sujetarlo al chasis. Todo ello se había sellado con silicona termofusible.

A continuación se puede ver con claridad la tapa del recipiente.

Este es el circuito electrónico totalmente sellado con silicona, dejando ver el fototransistor que recibe los rayos infrarrojos.

6 comentarios:

victor dijo...

hola como puedo ponerme en contacto con usted?

victor dijo...

hola como puedo ponerme en contacto con usted?

Cándido dijo...

Hola Víctor.

Dime que deseas saber.

No dispongo de los planos, se trata de un diseño artesanal y poco recomendable.

EDUARDO LUCIN dijo...

Saludos... quisiera saber que tipo de motores uso.. y comos los sello para el agua.. o ya vienen sellados..??

EDUARDO LUCIN dijo...

Saludos... quisiera saber que tipo de motores uso.. y comos los sello para el agua.. o ya vienen sellados..??

Cándido dijo...

Los motores pueden ser recuperados de los utilizados en juguetes. Se han de sellar con silicona termofusible los agujeros que pueda tener y los extremos de los cables. En el eje se ha de poner una grasa de silicona u otra grasa repelente del agua, para que pueda girar pero el agua no entre adentro.