viernes, 12 de noviembre de 2010

Corazones rotos

Algunas especies de árboles ornamentales, como la que se muestra aquí y de la que hay muchos ejemplares en las calles de mi pueblo, tienen muchas dificultades para cerrar sus heridas. Acaban en pocos años con el tronco podrido.

De hecho, los cortes de la poda u otras heridas provocadas por golpes, en esta y en otras especies, son atacados por los hongos xaprófitos, causantes de la descomposición de la madera, en muchos casos, antes de que la herida consiga compartimentalizarse, dicho de otra manera, cerrar el corte, ya que los árboles no curan sus heridas, sino que las envuelven en madera nueva. Durante este proceso los hongos aprovechan para depositarse sobre las heridas y comenzar su proceso alimentario.

Cerca del árbol anterior se encuentra este tocón cortado recientemente. Aquí se puede ver perfectamente como los bordes de la herida han ido creciendo hacia el interior, sin llegar a soldarse entre sí, formando esta forma de corazón.

No hay comentarios: