lunes, 16 de enero de 2017

Exposición General Catalana de 1871


En La ilustración europea y americana del 5 de diciembre de 1871 encontramos esta referencia a la Exposición General Catalana de 1871.

EXPOSICIÓN GENERAL CATALANA.

Una pluma bien cortada ha descrito minuciosamente en nuestras páginas (Números XXX y XXXI) la solemnidad industrial y artística que acaba de celebrarse en la ilustre ciudad de los Berenguer y Wifredos, en la culta y opulenta Barcelona, y no debemos añadir nosotros una palabra más.


Nos limitamos, pues, á presentar á nuestros apreciables abonados el dibujo de la pág. 584, que representa el salón donde se hallaban reunidos todos los objetos pertenecientes á la sección de máquinas, en la citada Exposición artística e industrial de Barcelona.

Además, dicho dibujo, obra del conocido artista señor Padró, abunda en curiosos detalles, y no hay necesidad de repeticiones enojosas.

En La ilustración europea y americana del 5 de noviembre de 1871 encontramos otra referencia a la Exposición General Catalana de 1871.

EXPOSICIÓN GENERAL CATALANA. II.

Una de las principales dificultades que ofrece una Exposición para poder apreciar el mérito relativo de los objetos expuestos, es la mala agrupación de los productos, por cuyo motivo la que nos ocupa presenta tales inconvenientes, ya por el pié forzado de un local nada á propósito para dicho objeto, ya porque atendido el poco tiempo de que se pudo disponer para realizar el concurso, en un mismo salón ó departamento se ven artefactos de distintos grupos. lo cual, si bien apenas lo nota el que visita el local con alguna precipitación, lo ve desde luego el observador por poca práctica ó conocimientos que posea de tales certámenes.

Prescindiendo, pues, de lo manifestado, nos ocuparemos de los objetos expuestos que á nuestro juicio más hayan sobresalido, sin querer suponer por esto que no haya otros de indisputable mérito que se habían escapado de nuestro ligero examen, falta disculpable por los motivos expuestos y difíciles de evitar de momento.

Todos los esfuerzos de la comisión para dar amena forma á la agrupación de los productos han sido infructuosos, pues á pesar de permanecer constantemente varios señores de la junta en el local de la Exposición, se vieron en la necesidad de acceder á ciertas existencias, que sólo pueden evitarse pudiendo disponer de tiempo y local á propósito.

Hechas estas salvedades, entremos á ocuparnos de lo que creemos más notable de la Exposición.

Apenas la comisión de Exposición entró en el local de la nueva Universidad, se ocupó de buscar el salón más á propósito para exponer en él las pinturas al óleo y otras que se presentaran, y tuvo la satisfacción de hallar una estancia de excelentes condiciones de luz y grandiosidad para el indicado objeto.

Difícil era en unos momentos en que la capital del reino estaba próxima á inaugurar una gran Exposición de bellas artes, se presentaran cuadros bastantes para llenar el salón destinado á dicho grupo; no obstante, nuestros artistas quisieron honrar la invitación que se les hizo, y el indicado grupo, si no sobresaliente, reúne obras de mérito recomendable.

Don Claudio Lorenzale ha expuesto algunos lienzos de la historia de Cataluña y algunos santos; género al que pocos de nuestros artistas catalanes se dedican, por cuyo motivo llaman la atención pública, pues si el colorido es poco simpático, el dibujo es correcto, severo y oportuno. Don Tomás Moragas, cuyo pincel se ha elogiado varias veces, ha presentado cinco cuadros, sobresaliendo un «Lavadero público de Guisona», á pesar de su deslumbrante colorido, y «Miguel Augel velando á su criado Urbino» de bien entendida entonación. De los seis cuadros de don Leon Comelerán, debemos hacer mención especial de una «Puesta de sol» y "Lo toch d'oració» del ya reputado paisajista don Modesto Urgell, cuyas obras son solicitadas cuando quiere dejar un cuadro concluido. Don Félix Urgellés de Tovar, á pesar del poco tiempo que se dedica á la pintura, ha merecido elogios de distinguidos críticos en la prensa periódica, y creemos puede llegar á ser artista de mucho mérito, si como hasta ahora se dedica con celo al estudio del natural, por cuyo motivo llaman la atención sus pequeños cuadros expuestos, con especialidad «Después de la lluvia,» y «Una calle de Espluga.» Con todo de haberse visto en otras exposiciones el original lienzo de don Bartolomé Ribó «Llegada de un tren á la última estación.» es examinado con gusto: y ofrecen siempre,1a más agradable impresión por su indisputable mérito, «Las llores y uvas,» de don .losé Mirabent: «Las ramas y zarzales.» de don José Armét; «Un efecto de luna,» de don Cayetano Benavent; «Un suscritor al Diario,» de don José Duran ; los lienzos de los señores Masriera; un «Estudio del natural.» de don Francisco Inglada; y algunos cuadros de don Juan Planella. llaman justamente la atención pública.

Dos cuadros hay en dicho grupo fuera de concurso,  «Una orgía,» del señor Miralles de Valencia, y «Los mendigos,»  de don Juan Bauzá. de Palma de Mallorca; ambos de mérito, muy especialmente el segundo.

En aguadas haremos mención de las de don Aquiles Balistuzzi, las que parecen magnificas cromolitografías . genero que imita aún en sus pinturas al óleo. «La procesión del Corpus en Barcelona,» de don Rosendo Novas , pone de manifiesto el mérito recomendable de su autor. De los trabajos en lápiz, sobresale el de don Juan Rabaná.

Notables por más de un concepto son los grabados de la señora viuda y hermano de Roca, y los grabados en hueco de don Joaquín Furnó, así como los grabados en madera y estereotipia de don Eugenio AIós y compañía, y los para calados y encuadernaciones de los señores Montells, hermanos.

Los estudios de arquitectura del renombrado arquitecto don José Oriol Mestres; los elegantes proyectos arquitectónicos de don Jerónimo Granell, don Antonio Robert y don Rafael Guaslavino, son justamente elogiados en distintas ocasiones; y el proyecto de un palacio para inválidos de la industria, de don Macario Planella, es lo que más llama la atención en el grupo de arquitectura.

El salón donde hay la litografía y cromo-litografía, contiene calados perfectos de don J. Verdaguer y
compañía, preciosas cromo-litografías de don José Gual, y un bien acabado retrato de don Amadeo I, por don Carlos Labielle, quien ha expuesto además algunas foto-litografías.

En la sección de fotografia, si bien no abundante, se distingue en primer término don Marcos Sala en
retratos y reproducciones de edificios; luego el señor Napoleón en retratos; don Francisco Arenas en vistas de Cataluña, y el bien reputado antiguo fotógrafo señor Alvareda, en un buen retrato y algunas excelentes vistas.

En el material para ciencias y artes, sobresalen las pesas y medidas, tipos para el gobierno, de don Francisco de Paula Isaura; los treinta objetos diferentes de ciencias de don Francisco Dalmau é hijos; los instrumentos de vidrio aplicados á las ciencias, y ojos de esmalte, por don José Fradera; recomendando el material de dibujo y pintura de don Alejando Planella, por ser industria naciente en España, y que desarrollada con acierto puede dar grandes resultados.

La grandiosa imprenta de don Narciso Ramírez y compañía, ha presentado ricos trabajos tipográficos, consistentes en acciones, obligaciones , cromos, láminas para obras de lujo , muestrario de su fabricación de naipes y carteles; y don Juan Pena y Sacanell un cuadro de estampas grabadas , que por su baratura compiten con las extranjeras.

Don Ramon Arabia y Rodons se ha distinguido en la sección de materias de enseñanza con un tablero para enseñar á leer, dispuesto para adoptar principalmente el sistema orgánico vocal, y un cuadro gráfico y sinóptico de la analogía y sintaxis. El señor Bastinos é hijo, entendido editor, ha expuesto gran cantidad de objetos para las escuelas; la escuela de sordo-mudos y ciegos, varios trabajos y aparatos; siendo muy notable el sistema y aparato de don Pedro Llorens, maestro de la escuela de ciegos, y el del señor Carreras, y examinado con el mayor interés el justamente elogiado libro para la enseñanza de sordomudos del director de la escuela, don Francisco de Asís Valls y Ronquillo.

Varios son los cuadros de caligrafía que se han presentado, sobresaliendo el del señor Roca.

Tres expositores figuran en los aparatos de precisión, debiendo consignarse dos relojes de torre de
don Vicente Cabañac , y una máquina para dentar las ruedas de relojería de don Luis Molas.

La sección de pianos está bien representada por siete expositores, que han presentado veintidós pianos, entre ellos los de la casa Bernareggi y compañía, que tantas condecoraciones y otros premios han obtenido en concursos extranjeros; los del señor Guarro, sistema Steínway; los de don Poncio Anger, lzabal, Maseras, Altimira y Plana.

Los instrumentos músicos y música impresa de don Andrés Vidal ocupan un lugar distinguido, y merecen especial mención las máquinas para pianos de don José Jorba.

Los abanicos y paraguas de don .losé Oriol Segur, y los paraguas y sombrillas del señor Quadros, ocupan casi todo un salón, ostentando el gran estado de adelanto en que está aquel importante ramo de industria; y la perfumería de los señores Roviralta y Puignaire forma un grandioso grupo, sobresaliendo colosales columnas de jabón, elegantes frascos de aguas y vinagres de olor, grandes botes de cristal con pomadas y preciosas cajas de tocador, que en lujo y clase compiten con las mejores que so obtienen en el extranjero.

Lo primero que llama la atención en las artes suntuarias de construcción y exornación, es una preciosísima obra de talla en corcho, bellísimo cuadro heráldico y cronológico de España, rico en detalles, magnifico en dibujo.

Los señores Mayol y Poch, don Pedro Tarrada y don Franciseo Amorós, han expuesto buenos billares. siendo notable uno del último señor expresado, con piano y armonium, cuyo valor es de 20.000 reales. El señor Pons y Rivas ha presentado varios muebles, siendo muy bien apreciado un rico armario con tres espejos; don José Fayá ha llamado la atención con una cómoda y armario brillante y mate, de mucho gusto; don José Bedoya con un sillón y una cuna que él llama universal, por los muchos objetos á que se destina; el señor Guisó y compañía con objetos de tornería, y el
señor Bonastre y Feu con varios muebles.

Un altar de madera, inventado por don Antonio Robert y ejecutado por don Epifanio Robert, y los variados pavimentos de madera de los señores Rosell y Puntí, son dignos de ser apreciados; siendo de mucho gusto las esteras del señor Vila y Moragull, y bien construidas las persianas de don Gervasio Amat.

Ricos en arte y en perfección son los objetos de piedras preciosas. oro, esmalte v plata, expuestos por los distinguidos artistas don José Masriera é Hijos; la rica placa de oro y brillantes de Isabel la Católica; la grandiosidad de unos candelabros de plata; la elegancia de un juego de café, de plata; la severidad en el dibujo de un compás de oro; la perfección de los esmaltes en elegantes medallones, todo revela otra vez más cuán justos son los elogios que se dedican á tan apreciables artistas. Don Pedro Soler é Hijos también han expuesto objetos de joyería dignos de la reputación de que
goza tan respetable casa.

Variados y excelentes son los objetos presentados por don Francisco de Paula Isaura. en plata Ruolz y
bronces dorados y plateados, llamando la atención varias piezas de una rica vajilla compuesta de 450 piezas, valor de 20.000 reales.

Don Ramón Pi y compañía, don Modesto Casademúnt, don M. Chaminada, don Mariano Vilanova, y «La Porcelana» de Soms, han presentado varios objetos de cristal y de porcelana; don Venancio Diaz vidrios-muselinas, y don José Amigó preciosas vidrieras de colores.

Rica y variada es la colección de prendas para vestir y tejidos para su confección, tanto, que nos vemos en la imposibilidad de hacer mención especial de los expositores, por merecer todos igual distinción; no obstante, diremos de paso que los estampados de los señores Ferrer y Vidal, «España Industrial,» Ricart, y Juncadella, llaman mucho la atención de los inteligentes.

Los señores Batlló hermanos han expuesto sus productos en un gran espacio, ostentando sus bien acabados artefactos. Esta grandiosa fábrica produce diariamente 3.333 kilos y 484 piezas de muselinas, etc.

Entre los objetos de camisería que llaman la atención, se distinguen los expuestos por don Francisco Aurigema, rica colección para boda v bautizo.

La sociedad de zapateros «La Prosperidad» ha presentado calzado admirablemente confeccionado viéndose entro ellos los aparatos ortopédicos de cuero-rígido perfectamente trabajados por su inventor don Juan Pi y Masanés. Los zapatos y botas del señor Says nos han parecido bastante bien confeccionados.

Las cuatro máquinas para coser de don Miguel Escuder, merecen justos elogios por su precisión y elegancia.

Varios son los cuadros bordados, mereciendo ser consignado una «Adoración de los reyes» por doña Mercedes Casas.

Un gran salón reúne los productos de lanería que de Sabadell y Tarrasa exponen diez y nueve fabricantes, rivalizando todos en la bondad de sus artefactos, siendo notable la gran variedad presentada por el señor Campmauy y compañía, de Sabadell, cuya gran colección ha sido comprada por un solo consumidor.

El expositor que quizá sobresale á todos los demás, es el señor Sert hermanos, ocupando él solo un salón con reps, alfombras, tápetes, telas para abrigo de señora, abrigos confeccionados, portiers, pañolería, mantas de viaje, mantas de cama, tapabocas y otros artículos de gran novedad y del mejor gusto.

Otro expositor merece justos elogios, don Joaquin Parellada, por sus perfectos hilados y torcidos de seda expuestos en gran cantidad, y los capullos de simiente, capullos del Japón, alducares y otros.

Los objetos de pasamanería del señor Santonja; los de oro y plata de la señora viuda e hijos de don Antonio Vidal; las condecoraciones de don Bernardo Castells; los galones de oro y plata de don Joaquin Buguñá, sucesor de la antigua casa Llampallas; las blondas y encajes de los señores don José Fiter, don José Margarit y don Jaime Vives; los tules de don Miguel Clavé y compañía, y las sederías de don Juan Escuder, don Eduardo Reig y compañía, don José Olivé y otros, son examinadas con gusto por muy entendidos consumidores. Los tisús de oro y plata, gasas y gasés de don Juan Asbert, son notables por su riqueza y buena fabricacion.

Muy concurrido es el grupo de máquinas é instrumentos empleados en las artes usuales y materias de las mismas. La Sociedad de Navegación é Industria y la Maquinista Terrestre y Marítima, la primera ha presentado varias piezas de una máquina de vapor de 60 caballos, y la segunda otra de la fuerza de 50, demostrando ambas sociedades su acierto en la dirección de sus importantísimos y vastos talleres. El señor Peyronill ha expuesto trece máquinas distintas para la agricultura; los señores Planas Junoy y compañía una preciosa máquina para fabricar papel continuo y una turbina, y el señor Borrás tiene de manifiesto, llamando extraordinariamente la atención pública, una admirable máquina para hacer cigarrillos, sistema Monturiol.

Entre los productos de las industrias extractivas y sus aplicaciones, se distingue un gran grupo de carbón mineral, conglomorados y cok de San Juan de las Abadesas; un grupo de coral de don Salvador Vidal; una gran y rica colección do corales, conchas y otros objetos, clasificados unos y formando hermosos grupos otros, de don Pedro Caballé.

De los productos farmacéuticos, figuran en primera linea los señores Formiguera, Marqués, Andreu y
'Padró; y de productos químicos, los señores Monroig y Comelerán.

Los señores Merly, Sena y Sivilla, sucesores de la antigua y acreditada fábrica de los señores don Félix Urgellés e Hijo, han expuesto una grandiosa colección de barnices para coches y demás á base de espíritu de vino, esencia de trementina, y otros aceites fijos y esenciales para todas las industrias y artes; lo mismo que betunes hidrófugos contra la humedad de las paredes.

Los señores Urgellés é Hijo, á pesar de estar retirados ya de los negocios, han expuesto un frasco de preciosa disolución de resina copal en el espíritu de vino puro sin mezcla de ninguna otra sustancia, cuya invención les ha valido honrosísimas condecoraciones, cuarenta medallas y títulos honoríficos de nacionales y extranjeros.

En papel se han distinguido los señores Serra, Guarro, Font, «La Gerundense,» Capdevila, Romaní y Vila.

En la sección de sustancias alimenticias, llaman justamente la atención las harinas y arroces de los señores Pons y Baulenas; las galletas de la señora viuda de Palay y Moré; los salchichones de don Jaime Vemis; las frutas en conserva de don Félix Carbonell; los dulces al vapor de don José Juliá; los chocolates de los señores Ametller hermanos; las cajas para dulces y confitería do don Agustín Masana: la cerveza de los señores Mirét y Tersa, y las bebidas gaseosas y licores de los herederos de Ansaldi.

En jardinería y productos agrícolas, debemos mencionar las grandes manzanas expuestas por los señores Ametller hermanos; los objetos de jardinería y frutas, por los señores Aldrufen y Graffi; las semillas y productos do floricultura, por don Juan Nonell; las excelentes muestras de vinos y aceites, por don Antonio M. Llovet; el magnífico muestrario de vinos, por don Laureano de Ballester; el vino rancio de don Antonio Gali, del cual cosecha 3.500 botellas anuales, y varias clases de abonos.

La sección de anímales vivos ha sido poco concurrida.

Debemos hacer los más justos elogios por el buen gusto que han desplegado todos los expositores en la colocación de cuanto han presentado , sorprendiendo la elegancia y vistosísimo efecto de la exposición, debido al acierto y desprendimiento de cuantos han tomado parte en tan importante concurso.

Creemos justo terminar esta breve reseña haciendo constar los nombres de los á quienes se debe en primer término la realización de la Exposición general catalana.

Don Agustín Urgellés de Tovar inició la idea para celebrar este año una Exposición general de las cuatro provincias catalanas, proposición que fue aceptada por unanimidad en la comisión permanente de Exposiciones de la Sociedad económica barcelonesa de Amigos del País, corporación que aprobó unánimemente aquel acuerdo. Don Francisco de Paula Rius y Taulet, y don José María Torres, presidente el primero y secretario el segundo de la Junta directiva de Exposiciones, Ferias y Fiestas, que aceptó la idea de la Exposición general catalana. Don José Mestre y Cabañes, presidente de la Económica, que inició dicha Exposición, nombrado presidente de la sección de Exposición y secretario el que lo es de la permanente de la Económica, don Francisco Vila y Lletjós. El arquitecto que ha dirigido las obras en el edificio de la Universidad para dicho concurso, es don José Oriol Mestres.

En estos momentos está reunido el gran jurado clasificador, compuesto de sesenta y tres individuos, en nueve secciones , una por grupo; debiendo adjudicar medallas de bronce y menciones honoríficas. Además, la Sociedad económica barcelonesa de Amigos del País ha nombrado una comisión de siete de sus respetables miembros, para que adjudique el uso del escudo de la sociedad á los que más hayan sobresalido en esta Exposición.

Los catalanes sentimos noble orgullo al visitar el edificio de la nueva Universidad, por ver que España produce excelentes artefactos, y ¡quién lo había de decir! hoy hace un año que la prensa periódica de España anunció el fallecimiento del autor de estas lineas, gracias á algún loco ó infame, que sorprendió la buena fe de algunos periodistas. Al dar éstos cuenta de mi repentina muerte, lo hicieron en términos que jamas podré agradecer bastante á mis compañeros publicistas, lamentándose de mi pérdida por el entusiasmo que, dicen, tantas veces he demostrado á favor de la industria nacional y de las exposiciones en el reino. Júzguese con cuánta satisfacción escribo estos ligeros artículos, y escribiré la reseña que de dicho concurso he ofrecido publicar en breve.

Barcelona ha dado repetidas muestras de saber improvisar exposiciones agrícolas, industriales y artísticas ; á tan importante capital toca realizar una gran Exposición general del reino, de cuyo asunto no falta quien se ocupa en proponer los medios para llevarla á efecto; y si hasta ahora hemos sido débiles en mandar á casa ajena patrimonio nuestro, preciso es desde luego prepararnos para que los extraños den su contingente, para que sepamos aprender sin salir de casa lo bueno que otros producen.

Si al terminar la inauguración de la Exposición general catalana se dio un viva á la industria de Cataluña , demos otro, pero muy entusiasta y lleno de verdadero compañerismo, á la INDUSTRIA NACIONAL.

AGUSTÍN URGELLÉS DE TOVAR.
28 de Octubre de 1871.


En La ilustración europea y americana del 25 de octubre de 1871 encontramos otra referencia a la Exposición General Catalana de 1871.

EXPOSICIÓN GENERAL CATALANA. I.

La primera vez que vimos anunciado el programa para una Exposición universal, concebimos grandes esperanzas del resultado inmediato que tales certámenes  darían á todas las naciones; no obstante, por lo
que á España toca, sólo han dado resultados negativos para el fomento de nuestra industria.

España concurrió con fe á los primeros concursos universales; pero luego lia acudido á ellos de una manera desacertada, gracias a que los gobiernos, á pesar de los millones que han gastado á favor de aquellas fiestas, pocos ó ningún dato han facilitado á los industriales, para que en lo sucesivo pudieran servirles de mucho al objeto do mejorar sus productos en aquello que del estudio verificado por personas competentes hubieran notado de la comparación hecha con los procedentes de otras naciones.

Los industriales españoles, pues, han facilitado á los extranjeros lo más difícil de ser estudiado; el gusto especial de cada una de nuestras provincias; los solares y dibujos mejor aceptados por los consumidores; y de tan rico mostruario los extraños han copiado y mejorado lo que han creído conveniente, llenando nuestros almacenes de artefactos extranjeros dedicados al gusto especial que domina en varias provincias.

Afortunadamente nuestra industria adelanta con bastante rapidez, y lucha , en ciertos productos , con alguna ventaja con los de otros países; y con algo más de protección que tuviera á su favor, se colocaría en poco tiempo á la altura de la de otras naciones.


Las desventajas que generalmente nos reportan las exposiciones universales en el extranjero, ha hecho que varios periódicos, corporaciones y particulares, hayan redoblado sus esfuerzos para celebrar exposiciones en casa ; Valencia , Zaragoza , Valladolid y otras importantes capitales han celebrado concursos de dicha índole; y en esta capital el Instituto agrícola catalán de San Isidro, con un celo digno de la alta misión que se ha impuesto, anuncia frecuentes exposiciones en varios puntos del Principado catalán, fomentando de esta manera los intereses de la agricultura.

Dos corporaciones más existen en esta capital, que merecen bien del país por su infatigable celo para fomentar los concursos agrícolas , industriales y artísticos; la Junta corresponsal de la Asociación Industrial Portuense, que en 1861 remitió un rico y numeroso mostruario a la Exposición de Oporto, proporcionando grandes e inmediatos resultados á España, publicándose además una Memoria comparativa, única en su genero, que se repartió gratis á los expositores españoles, redactada y costeada por el autor de estas líneas, y habiendo escrito una muy buena reseña de dicho concurso por encargo de la Excma. Diputación provincial el inteligente y apreciable joven ingeniero D. F'raucisco Vila y Lletjós, trabajo que desgraciadamente no ha visto la luz. pública. La otra corporación digna de ser mencionada, es la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, á quien se debe la iniciativa de la actual Exposición general catalana, sociedad que se ocupa ya sin descanso en dar á Barcelona un gran edificio destinado á exposiciones, é inaugurarlo en breve con un gran concurso general de productos españoles y portugueses.

Las exposiciones agrícolas, industriales y artísticas fomentan las industrias de todos los países, y cuanto han hecho hasta ahora sus iniciadores no ha tenido otro objeto. En la vida de las sociedades es menester echar de cuando en cuando una ojeada hacia atrás para ver lo que se ha andado, y examinar con ojo perspicaz hacía qué punto se han dirigido por el movimiento de las ideas, de las pasiones y de los intereses mismos del presente, cuyos estudios los facilitan tales concursos, en bien de la sociedad en general.

El estimulo en las exposiciones proporcionan al mundo nuevos inventos ; asegura el trabajo á los operarios; se desarrolla la navegación; caminos de hierro y trabajos públicos; las cosechas se multiplican; la mano de obra adquiere mayor precio; se acometen grandes empresas, y la opulencia y prosperidad renace por todas partes.

Comprendiéndolo así el Excmo. Ayuntamiento ó Comisión de fiestas y ferias de Barcelona , protegió la idea de la Económica, realizando la Exposición general catalana.

Después de un mes de haberse anunciado, y habiendo empezado los trabajos en la nueva Universidad
quince días después para realizar el concurso , el día 21 de Setiembre no se veía colocado en el local ningún artefacto para la inauguración que debía tener lugar el 24 de Setiembre: no obstante, se abrió la Exposición el citado día, con admiración de todos por la riqueza y calidad de los productos expuestos.

Cerca de las dos de la tarde,la marcha real anunció la llegada de S. M. don Amadeo I al lugar del concurso, dando una muestra evidente con su expreso regreso á la capital de Cataluña, cuando se interesaba para inaugurar la solemne fiesta industrial que se había improvisado. S. M. permaneció cerca de tres horas en el edificio, sorprendido del estado de adelanto de la industria en general; dirigió preguntas á expositores; se enteró con alguna detención de varios de las artefactos expuestos, y el inmenso público que poblaba los sillones de aquel palacio daba evidentes muestras de regocijo y noble orgullo por el triunfo que ponía de manifiesto la industria nacional.

Antes de salir el rey de la Exposición, don José Mestre y Cabañes, presidente de la Comisión de Exposición y de la Económica Barcelonesa de Amigos del País, dirigió algunas palabras á S. M., terminando con un ; viva el rey! y otro á la industria nacional.

Si bien el local de la nueva Universidad no es á propósito para celebrar en él exposiciones industriales, no obstante, el concurso presenta buen efecto por la grandiosidad de algunos de los salones y agrupación que se ha dado á los artefactos, distribución que dista mucho de ser perfecta, por el pie forzado de la distribución del local; sin embargo, debemos hacer mérito del acierto en la dirección de las obras hechas á dicho objeto por el arquitecto don José Oriol Mestres, individuo de la sección de Exposición.

La Exposición se halla dividida en 35 departamentos, además de la sala de Juntas para la Comisión secretaría, café y restaurant.

Con objeto de que se pueda formar una idea aproximada de la importancia de este concurso , hemos creído conveniente hacer constar el espacio que ocupa cada sección, lo que vamos á indicar desde luego.

La sección de floricultura está en un espacio de 623 metros cuadrados; la de frutas y máquinas agrícolas, 295; la de carbones y cerámica, 468; la de productos agrícolas, harinas, abonos y minerales, 446; la de animales vivos, 400; la de máquinas, hierros, retortas y ladrillos refractarios, 468; la de cerrajería, hojalatería, telas metálicas y materias de industria,416; dichos espacios se hallan en la planta baja del edificio: pasemos, pues, al primer piso.

La perfumería, dulcería, frutas y flores, ocupa 288 metros; los productos químicos, curtidos, cerería, peines y pastas para sopa, 416; los tejidos de algodón y bánovas, 178; los hilados, tejidos y estampados de algodón y lana , 251 ; los hilados, tejidos y estampados de algodón y lino, 4l4; los hilados, tejidos, estampados é hilos torcidos, cintas, lanería, mantelería y tejidos de cáñamo y géneros de punto, 547; los abanicos, paraguas, sombrillas, corchetes y telas impermeables, 126; la ebanistería y carpintería, billares.esteras y vidrios de color, 228; la cuchillería y muestras de letras, 60; los corsés, camisería, sombrereria, zapatería, máquinas de coser y muebles rústicos, 295; los bordados y trabajos al corcho, 60; el cristal, porcelana, pianos, vidrios y bronces de arte, 288; los instrumentos músicos, 126; los tejidos de lana y seda, paños y mantas, 347; los tejidos de lana y seda, 144; las lanerías. corbatas, géneros de punto, chalequeria, hilados de estambre y pañolería, 251; el papel de todas clases, juguetes y objetos de cartón, 416; los tejidos varios y pasamanería, 107; las blondas. 57; las sederías,203; la arquitectura, escultura y dibujo, 450; la pintura, 288; la lítografía, cromolitografía y grabados, 81; la caligrafía y fotografía , 68; los grabados en metales, aparatos médicos y quirúrgicos y aparatos de precisión, 81; los libros y material de enseñanza, estampas, mapas y joyería, 159; los impresos y libros nuevos, 80; los aparatos de física, 54 (1).

La Comisión de fiestas y ferias de Barcelona puede estar satisfecha del resultado obtenido por la Exposición agrícola, industrial y artística de las cuatro provincias catalanas, por ser el espectáculo que todavía es visitado por miles de personas, y que tanto honra á Barcelona , pues salvo algunas excepciones, todos los productos allí expuestos pertenecen á la provincia de esta.

Todas las corporaciones de la capital de Cataluña y particulares, merecen grandes elogios por su entusiasmo á favor de tal fiesta; y deben ser felicitadas, muy especialmente por sus eminentes servicios prestados á dicho objeto, la Económica Barcelonesa de Amigos del País, el Instituto Industrial de Cataluña, y Fomento de la Producción Nacional.

La Comisión de Exposición ha nombrado ya su gran Jurado calificador, dividido en nueve secciones , una por cada grupo de que consta la Exposición, según el programa que se publicó, y adjudicará como primer premio medallas de bronce, y también menciones honoríficas. Además, la Económica Barcelonesa ha nombrado una Comisión especial de su seno, para que entre los que hayan obtenido primeros premios pueda adjudicar el uso del escudo de tan respetable corporación á los que más hayan sobresalido por el mérito de sus productos.

La Exposición general catalana ha satisfecho los deseos de cuantos se interesan por la prosperidad de España, y los que han llevado á cabo tamaña empresa pueden darse muy cumplida enhorabuena por el resultado obtenido.

Con este motivo, LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA da hoy á sus lectores un grabado que representa el edificio donde tiene lugar la Exposición, adornado con una orla donde figuran las cuatro provincias catalanas entre varios atributos de ciencia, industria, comercio y agricultura.

AGUSTÍN URGELLÉS DE TOVAR.