miércoles, 7 de diciembre de 2016

Guerra en Siria


En el último año la guerra en Iraq y Siria ha cambiado notablemente el mapa de ocupación del territorio por parte de las diversas facciones enfrentadas. Como muestra tomaremos algunos datos aparecidos en algunos medios internacionales.

Según informa Sputniknews este miércoles 7 de diciembre de 2016, el ejército sirio ha recuperado el control sobre dos distritos más, en el este de Alepo, con lo que son ya 47 las zonas liberadas. El origen de estas informaciones está en el Russian center for Syrian reconciliation.


Fuerzas de apoyo al gobierno sirio el 30 de noviembre de 2016 en Masaken Hanano, barrio del este de Alepo.


El 5 de diciembre de 2016 el ejército ruso se quejaba en un vídeo de que el ataque contra uno de sus hospitales de campaña solamente podía haberse producido con la información de sus coordenadas por parte de alguna potencia con capacidad para conocerlas.


En un artículo aparecido en The New York Times el 26 de agosto de 2016 se hace un análisis de la guerra. "La mayoría de las guerras civiles terminan cuando uno de los contendientes pierde. O bien es derrotado militarmente, o agota sus municiones o pierde apoyo popular y tiene que darse por vencido. Alrededor de un cuarto de las guerras civiles terminan con un acuerdo de paz, a menudo debido a que ambos bandos están agotados."

"Eso podría haber ocurrido en Siria: Los soldados gubernamentales y los rebeldes, que iniciaron la lucha contra él gobierno en 2011, son bastante débiles y, por su cuenta, no pueden sostener la lucha por mucho tiempo."

"Pero no actúan solamente con sus fuerzas. Cada bando está respaldado por alguna potencia extranjera, como Estados Unidos, Rusia, Irán, Arabia Saudí y ahora Turquía, lo que provoca que el conflicto se perpetúe por mucho más tiempo de lo que cabría esperar."


Muertos a manos de partidarios del gobierno en Alepo en 2013.

Resulta muy interesante este reportaje, que muestra un día en la vida siria, viajando desde Damasco a Alepo, el 17 de junio de 2016.

En otro artículo aparecido en la BBC el 15 de marzo de 2016 también se hace un análisis de la guerra. "En esencia, se ha convertido en algo más que una batalla entre los que están a favor o en contra de Assad."

"Un factor clave ha sido la intervención de las potencias regionales y mundiales, entre ellos Irán, Rusia, Arabia Saudita y Estados Unidos. Su apoyo militar, financiero y político para el gobierno y la oposición ha contribuido directamente a la intensificación y la continuación de los combates."


No hay estadísticas fiables sobre el número de muertos o heridos en los combates.

En un artículo de Al Jazeera del 1 de mayo de 2016 se informa de los duros combates en Alepo. "El centro económico de Siria, Alepo y sus alrededores, ha sufrido algunos de los peores enfrentamientos en un conflicto que ha matado a más de 270.000 personas y ha provocado millones de desplazados."

"La ciudad se ha dividido en dos, la zona rebelde y la zona controlada por el gobierno."

"Al menos 246 civiles han muerto en los bombardeos, mediante artillería, disparos de cohetes y ataques aéreos en ambas zonas de la ciudad desde el 22 de abril, según el Syrian Observatory for Human Rights".

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que basa su actividad en una red de informadores sobre el terreno, informó el sábado de 28 ataques aéreos en barrios orientales de Alepo."

"En su informe diario sobre Siria, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que había grabado "sólo tres violaciones del alto el fuego en la ciudad de Alepo", culpando de todos a los rebeldes."

"La agencia estatal de noticias SANA dijo que en el bombardeo de los barrios occidentales de Alepo, controlados por el gobierno murieron tres civiles, entre ellos un niño, y culpó al Frente Al-Nusra y sus aliados."





En un artículo aparecido en marzo de 2016 en la página del Instituto de Estudios para los Derechos Humanos del Cairo, se hace un análisis de las causas del conflicto en Siria. "En el quinto aniversario del conflicto en Siria, que tiene su origen en la represión y la violación de los derechos humanos y la falta de igualdad y justicia sufridas por los sirios a lo largo de casi cinco décadas, se hace evidente que no hay forma de llegar a una solución duradera a esta crisis en Siria sin abordar estas cuestiones."

"Desde 2011, la sociedad siria está expuesta a la fragmentación y la división por la fuerza y al desplazamiento forzoso, así como a los ataques deliberados entre grupos étnicos y religiosos diferentes, incluidos los combatientes extranjeros, lo que ha exacerbado las tensiones sectarias sobre el terreno. Esto dio lugar a la consolidación de las divisiones geográficas que resultaron de la huida de los diferentes grupos de población, lo que puede conducir a socavar la unidad del Estado sirio y su integridad territorial."

"Llegar a una solución política duradera en Siria requiere la adhesión a las normas internacionales, así como la existencia de garantías reales para las demandas legítimas del pueblo sirio en cuanto a democracia e igualdad, incluida la garantía de que se pueda juzgar a los autores de crímenes, como un paso esencial necesario para alcanzar la justicia de transición y una paz duradera."

En un artículo del 13 de marzo de 2016, aparecido en The Independent, se hace un análisis de los factores externos en el conflicto. "Fue en el vacío creado por el deterioro del conflicto en Siria cuando una rama poco conocida y terriblemente violenta de al-Qaeda se convirtió en el grupo terrorista más importante del planeta."

"En 2014, el grupo Estado Islámico completó su conquista de la ciudad siria de Raqqa y avanzó para conquistar Mosul en Irak. Con el tiempo se hizo cargo de una zona a caballo entre las fronteras de los dos países del tamaño de Gran Bretaña, haciéndose con las armas, la riqueza y el personal que se encontró a lo largo del camino."

"La expansión se produjo en gran medida sin control alguno por parte del gobierno sirio, y los grupos opositores, situados en las regiones más pobladas, más cerca de la costa mediterránea."


En un artículo aparecido el 25 de febrero de 2016, en la CNN, "11 de febrero de, 2016: Los diplomáticos de más de una docena de países, incluyendo los Estados Unidos y Rusia, se ponen de acuerdo en Munich, para el "cese de hostilidades", una interrupción temporal de la lucha y para la entrega de ayuda. Los grupos terroristas, incluyendo ISIS y al-Nusra, no están incluidos en el acuerdo. La tregua parcial no se mantendrá más que una semana, como originalmente se esperaba, pero se hacen renovados esfuerzos para llevar a cabo el acuerdo el viernes siguiente."

En un artículo del 23 de febrero de 2016, aparecido en Arabian Business, se ofrece una estimación de los muertos generados en el conflicto. "El número de muertos en la guerra siria, de cinco años de duración, se estima en más de 370.000, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, elevando su cifra de muertes documentadas a más de 270.000."

"El Observatorio dijo que no podía documentar todas las muertes por razones que incluyen el secreto de las bajas por parte de las partes en conflicto, y las dificultades para llegar a algunas zonas."


En un artículo del International Business Times, del 13 de diciembre de 2015, se informa de algunas víctimas civiles en los combates entre diferentes facciones. "Aviones de combate no identificados han llevado a cabo intensos ataques aéreos sobre los suburbios residenciales de la capital siria en poder de los rebeldes, matando a decenas de personas, incluyendo algunos niños. Los ataques aéreos se cree que iban dirigidos a un centro escolar en la ciudad de Douma, a 10 millas al noreste de la capital, dejando al menos dos niños y una profesora muertos."

"El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó que los ataques aéreos coincidieron con múltiples ataques con cohetes superficie-superficie, lanzados sobre la zona por miembros del ejército leales al presidente Bashar al-Assad. El suburbio de Damasco, sitiado, de Ghouta oriental se dice que ha sido una de las áreas más afectadas por el asalto terrestre."


La ciudad siria de Douma, un bastión rebelde al este de la capital Damasco, ha seguido sufriendo los ataques aéreos de hoy.



Vídeo tomado por un dron no tripulado ruso sobre Damasco.

En un artículo del 24 de noviembre de 2015, aparecido en The New Yorker, se informa de las implicaciones de la intervención de Rusia en la guerra. "En los últimos días, las fuerzas de Assad, respaldados por fuerzas no sólo de Rusia, sino también de Irán y el grupo armado libanés Hezbollah, han comenzado una ofensiva contra los rebeldes en la región de Latakia. No por casualidad, Latakia es un bastión de los alauitas, la minoría religiosa que constituye la columna vertebral del régimen de Assad, y de los propios rusos, que tienen bases navales allí. Assad y Putin desean que el área disponga de un margen más amplio de seguridad. Los grupos rebeldes son de origen turco y sienten una profunda afinidad con el país del norte. En los últimos días, cuando la ofensiva sirio-ruso-iraní se puso en marcha, los líderes turcos declararon que no se quedarán de brazos cruzados viendo morir a sus hermanos en Siria. Luego vino el derribo del avión ruso."


Una zona controlada por los rebeldes de Douma, al este de Damasco. 

En un artículo del 21 de octubre de 2015, de la CNN,  se da una visión de las implicaciones de terceros países en el conflicto. "Por si el espacio aéreo sirio no estuviera suficientemente ocupado, se han añadido los aviones de combate rusos a la lista cada vez mayor de naciones que han bombardeado Siria. Estos aviones han lanzado ataques aéreos contra objetivos rebeldes desde finales de septiembre pasado."

"Una coalición de países encabezados por EE.UU. ha estado bombardeando objetivos del ISIS, casi diariamente, desde septiembre pasado, con la esperanza de expulsar al grupo terrorista de sus feudos en Siria."

"Pero la llegada de Rusia al escenario de guerra inicia un nuevo e incierto capítulo en una guerra que ya ha matado a más de 250.000 personas desde 2011."


Unos refugiados esperan recibir ayuda alimentaria distribuida por la Agencia de las Naciones Unidas en un campamento de Al-Yarmouk, al sur de Damasco, el 31 de enero de 2014.

En un artículo del 9 de noviembre de 2013, aparecido en The Economist, se explica algún porqué del enquistamiento del conflicto. "Los gobiernos extranjeros insisten en que la diplomacia es la única respuesta a la guerra en Siria. Sin embargo, el 5 de noviembre Lakhdar Brahimi, enviado de la ONU, pospuso una conferencia de paz en Ginebra, prevista para finales de este mes. Fue sólo el último retraso, a pesar de años de esfuerzo."

"Entre sus muchos objetivos en Siria, se destacan tres: una solución negociada para poner fin a la violencia; un deseo de controlar los esfuerzos de Irán por ejercer su influencia en la región; y un compromiso para quitar del poder a Bashar Assad, presidente de Siria. La amarga lección del Sr. Brahimi es que, en este momento, Occidente puede asegurar ya el primer objetivo o los otros dos, pero no los tres juntos."

"Para ver por qué, consideremos las lecciones de otras guerras civiles, las cuales evaluamos esta semana en la conferencia. Siria está empantanado en una matanza sin fin. Al principio de la revuelta, el apoyo occidental podría haber depuesto a Assad y preservado la armonía sectaria en Siria. Eso era lo que este diario recomendaba en un principio, pero Obama les dio la espalda. Ahora, después de más de 110.000 muertos durante los 30 meses de violencia, ya es demasiado tarde. No sólo muchos rebeldes han caído bajo el hechizo del fanatismo suní, sino que la historia sugiere que, a menos que las guerras civiles terminen con la victoria de una de las partes después de 12 meses más o menos, tienden a prolongarse durante años. Al igual que muchos líderes de la guerra civil, Assad puede preferir prolongar los combates en lugar de un compromiso de riesgo. Los rebeldes, también, se enfrentarán en el conocimiento de que la rendición es probable que signifique la muerte."


En Oryx se pueden ver muchas imágenes del armamento utilizado por las diferentes facciones en los combates.

Más noticias en:

Middle East Eye

AFP

The Telegraph