sábado, 9 de mayo de 2009

Vivir en el espacio (II)

En la exposición del INTA "Vivir en el espacio", que tuvo lugar entre el 3 de abril y el 3 de mayo en el edificio Cubic de Viladecans (Barcelona), pudimos ver muchos objetos relacionados con los viajes espaciales. Entre estos objetos también estaban los trajes utilizados por los astronautas.

El traje espacial es imprescindible para realizar cualquier actividad en el exterior de las naves espaciales (EVA) y a su vez se utiliza como medida de seguridad en las peligrosas operaciones del lanzamiento y la reentrada en la atmósfera, de vuelta a la superficie terrestre. El traje espacial protege al astronauta de la descompresión en el vacío del espacio y también del calor, el frío y las peligrosas radiaciones del Sol.

Los trajes espaciales utilizados en el interior de los vehículos están conectados mediante tubos y cables al sistema de comunicaciones y a los equipos de navegación de la nave. En los primeros paseos espaciales los astronautas también estaban unidos mediante estos cordones umbilicales a sus naves. En la actualidad los astronautas que montan y reparan la ISS utilizan trajes autónomos que incorporan el oxígeno necesario para las horas que haya de durar el paseo espacial.

El primer paseo espacial de la historia lo realizó, el 18 de marzo de 1965, el cosmonauta soviético Alexei Leonov, en la misión Vosjod 2. El 3 de junio de 1965, el astronauta estadounidense Edward White hizo lo mismo en el Gemini 4.

El primer paseo sobre la Luna lo realizaron Neil Armstrong y Buzz Aldrin el 21 de julio de 1969 dentro de la misión Apolo 11.

A continuación se pueden ver, comenzando por la izquierda, el Advanced Crew Escape Suit (ACES), utilizado en el transbordador americano para proteger a la tripulación de la despresurización accidental de la cabina. Después se encuentra el Extravehicular Mobility Unit (EMU) utilizado para los paseos espaciales del transbordador americano. Por último, podemos ver el traje ruso Orlan utilizado también en salidas al exterior.

El traje Orlan es un traje semirígido, en donde el astronauta entra por la puerta de la mochila de oxígeno, situada en su espalda.

Dentro de esta mochila se encuentran el depósito de oxígeno, el cartucho de eliminación de CO2, el depósito de agua, el sistema de refrigeración, ventiladores para la circulación del aire, el sistema de comunicaciones y las baterías.

El EMU utilizado en los transbordadores tiene un diseño modular y puede ensamblarse a partir de elementos de medida estándar. Estos trajes se pueden utilizar con seguridad ocho veces.

Está compuesto por 14 capas. La más interna está hecha de nylon, sobre la que se asienta una capa de spandex con un entubado de plástico para refrigeración y ventilación del astronauta. La siguiente capa es hinchable y está hecha de nylon recubierto de uretano y Dacron para proporcionar presión interna al traje. Por encima hay otra capa de nylon recubierto de neopreno, seguida de una capa aluminizada de mylar laminada con Dacron formada a su vez por siete subcapas de recubrimiento contra micrometeoritos. La capa externa está hecha de una mezcla de Goretex, Kevlar y Nomex. El conjunto pesa 50 kg, con 15 kg adicionales del sistema de soporte vital, y tiene una autonomía de nueve horas.

En la siguiente imagen se puede ver el traje ruso Sokol utilizado desde 1973 en el interior de las naves Soyuz como medida de seguridad en el lanzamiento y la reentrada en la atmósfera.

El Sokol está fabricado de un tejido de nylon impermeabilizado con kapron y tiene un peso de unos 10 Kg. Los guantes y el casco van unidos mediante piezas de aluminio anodizado azul. En condiciones normales recibe aire abundante (150 litros por minuto) de la cabina de la Soyuz a través del tubo de comunicación. En caso de necesidad, después de una despresurización de la cabina, se puede conectar a un sistema de respiración de emergencia. Antes de entrar en la cápsula, los astronautas llevan consigo una pequeña caja que contiene un ventilador que hace circular el aire por el interior del traje.

El visor transparente que cubre la cara del astronauta está hecho de policarbonato y puede ser retirado con facilidad.

Sobre la manga izquierda existe un manómetro que indica la presión del aire dentro del traje.

Además de con el tubo del aire, el astronauta está unido a la nave mediante un conector eléctrico que asegura las comunicaciones y la telemetría de sus constantes vitales.

Los cascos de los trajes utilizados en paseos espaciales disponen de visores protectores de la radiación solar, recubiertos con una finísima capa de oro.

Internamente, el astronauta viste una prenda recubierta de finos tubos por los que circula agua que refrigera su cuerpo. De no ser por esta refrigeración, dentro del traje se sudaría mucho.

Algunas de estas prendas también incluyen la refrigeración de la cabeza.

En las naves Soyuz los astronautas viajan con las piernas recogidas en un asiento especial hecho a medida para cada uno de ellos. De esta forma la espalda y la columna vertebral están bien sujetas para poder soportar las fuertes aceleraciones y deceleraciones del despegue y el aterrizaje.

Vivir en el espacio (1), Vivir en el espacio (3), Vivir en el espacio (4), Vivir en el espacio (5), Vivir en el espacio (6).

No hay comentarios: