lunes, 15 de enero de 2018

Versión doméstica del motor Stirling construida con materiales corrientes

Versión doméstica del motor Stirling construida con materiales corrientes
Los motores térmicos, que transforman el calor en trabajo mecánico utilizable, se dividen en dos grandes categorías. Pertenecen a la primera aquellos en que la combustión actúa directamente sobre un pistón, mientras que si actúa indirectamente, valiéndose de un intermediario conocido por fluido motor, se les encuadra en la segunda. Los primeros son los motores de combustión interna, de los que el motor de gasolina constituye el ejemplo más conocido; cuando se quema el combustible, los productos gaseosos de la combustión se expanden, empujando directamente un pistón. Los segundos pertenecen al grupo de los motores de combustión externa. De entre ellos citemos la máquina de vapor, cuyo fluido motor es el agua.Otro caso de motor de combustión externa lo tenemos en el que el reverendo Robert Stirling presentó en Escocia en 1816. Originalmente era el aire su fluido motor, pero en posteriores versiones se sustituyó por hidrógeno y por helio. El motor Stirling merece nuestro interés por varias razones. Recicla continuamente su fluido motor; puede utilizar cualquier fuente calorífica, lo que permite elegir un combustible poco contaminante; además ofrece un rendimiento elevado en la conversión del calor en trabajo, al menos sobre el papel. Pese a todo, debido a un cúmulo de circunstancias, la idea de Stirling quedó arrumbada, primero por culpa del vapor y luego por la combustión interna.

Nitrógeno

Nitrógeno
La presencia de nitrógeno biosférico es pequeña pero muy importante. Este elemento forma parte de los nucleótidos del ADN y del ARN, que almacenan y transfieren la información genética necesaria para la construcción de las proteinas, unas moléculas complejas compuestas de aminoácidos, que además de su función estructural intervienen como emisoras, receptoras, marcadoras, defensoras y elementos catalíticos en los procesos de la vida. Como no podemos sintetizar los aminoácidos esenciales, tenemos que consumirlos en forma de proteínas en la alimentación. Por tanto, un aporte adecuado de nitrógeno en los cultivos que suministran directamente, a través de alimentos vegetales, e indirectamente como carne, huevos y productos lácteos, la mayor parte de la energía para nuestro metabolismo es un requisito clave para la existencia y desarrollo heterótrofo.

martes, 2 de enero de 2018

La Primera República


Poco antes de la proclamación de la Primera República cualquier incidente presagiaba el cambio.


—Madrid: presentación oficial del recien nacido Infante D. Luis Amadeo, grabado del Sr, Capuz.—
(La ilustración española y americana - 8 de febrero de 1873)