domingo, 4 de noviembre de 2007

Lluis Ribas constructor de autómatas

Lluis Ribas, profesor de tecnología en un centro de educación secundaria, es un experimentado constructor de autómatas. En la actualidad también trabaja como restaurador del Museo de Autómatas del parque de atracciones del Tibidabo en Barcelona.

El Museo de Autómatas del Tibidabo fue inaugurado el año 1982 y actualmente acoge unas cincuenta piezas, la más antigua del 1880. La existencia de los autómatas está documentada en todas las tradiciones culturales y han sido elemento tradicional en parques de atracciones, bien agrupadas como atracción, bien como elementos de animación.

Lluís Ribas presentó en la Exposición Universal de Aichi (Japón) la obra “Els germans Gaüs o L'equilibri del món“. Esta creación presenta tres personajes funámbulos que representan una familia imaginaria que exhiben su número de equilibrio colgados de una cuerda floja a 4 metros de altura. Los personajes se mueven sobre una bicicleta que se va desplazando por encima del cable hacia adelante y hacia atrás. La curiosidad que tiene esta pieza es que los personajes no van vestidos, sino que todo el engranaje mecánico está a la vista, y forma un entramado de latón y acero que muestra una estética chocante y alejada de los autómatas clásicos. En la actualidad se exhibe en el Museo de Autómatas del Tibidabo.

En el Periodico del día 13-9-2007 apareció la siguiente reseña de la exposición de sus autómatas en el Museo de Santa Coloma:

Un hombrecito con ropa del siglo XIX lee un libro, gira lentamente la cabeza de porcelana, fuma una pipa y vuelve a leer el libro. Los niños se agolpan alrededor de la caja de vidrio en la cual la escena se repite obsesivamente. Esperan que salga un hilito de humo de los labios del personaje y cuando el ciclo se acaba, quieren verlo todo otra vez.

“Es curioso que una generación acostumbrada a la Playstation se detenga delante de un autómata“, comenta mirando la escena Lluís Ribas, el fabricante de la veintena de máquinas automáticas que se exponen en el Museu Torre Balldovina de Santa Coloma de Gramenet hasta finales de septiembre. Son magos, acróbatas, músicos y bailarines. Todos de pequeñas dimensiones y animados por delicados engranajes mecánicos. Ribas, profesor de Tecnología en Castellbisbal (Vallès Occidental), lleva 15 años fabricando autómatas. En la actualidad es la única persona en España que cuenta con los conocimientos necesarios para que le encarguen la restauración de las históricas máquinas del Museu d'Autòmates del Tibidabo.

“Los autómatas se mueven lentamente y tienen una estética barroca. Todo lo contrario de los productos modernos, muy rápidos y de diseño minimalista. Quizá por esta razón son tan atractivos“, explica Lluís. Hace tres lustros, una visita al museo del Tibidabo despertó su curiosidad por estas máquinas.

“Siempre me gustó la mecánica. Al mismo tiempo, tenía inquietudes artísticas. Pero no sabía ni pintar, ni esculpir, ni moldear... Fue así como me pareció que el mundo de los autómatas reunía mis intereses“. Entonces se puso a fabricar su primera pieza: un payés que bebe de un porrón y que saluda con la mano.

“Desde el principio utilicé cabezas de muñecos y tejidos antiguos. Pero los mecanismos para darles vida tuve que idearlos solo“, explica. Los autómatas tuvieron su época de oro entre 1850 y 1930. Entonces eran un símbolo de nivel social entre burgueses y aristócratas. Luego el oficio se perdió y en la actualidad existe muy poca bibliografía al respecto. Después de montar un taller en su casa y de exponer las piezas que creaba en ferias y fiestas mayores, Lluís empezó a recibir comisiones para fabricar autómatas o visitas de personas que habían heredado una de estas máquinas y querían restaurarla o valorarla (el valor ronda los 12.000 euros).

“Así pude ver las técnicas antiguas y me enteré de que muchos de los mecanismos que había inventado se parecían a los originales“, dice. En el 2005, la Exposición Universal de Japón seleccionó a Lluís entre los 30 mejores fabricantes de autómatas del mundo. Fue entonces cuando se hizo famoso y acabaron llamándole del Tibidabo.

“Gracias al museo, Barcelona es uno de los pocos lugares de España donde hay una cultura de los autómatas. En Europa central, son mucho más apreciados. Allí es donde se inventaron. En los mismos lugares donde se fabrican los mejores relojes y donde todavía hoy existen agricultores que al volver del trabajo fabrican cajas de música“, afirma. Desde el 2004, Lluís construye autómatas mecánicos, sin ropa ni rostro humano.

“Los mecanismos internos tienen su propia estética. Hoy nos interesa que un ordenador tenga un aspecto bonito. Pero posiblemente dentro de 200 años habrá alguien como yo que fabricará ordenadores sacando a la luz los circuitos que transportan la información“, vaticina.

Se puede encontrar más información sobre las obras de Lluis Ribas en Aulatecno y en Wikipedia.

4 comentarios:

alberto fuentes dijo...

la biografia de este tal Lluis ribas no se encuentra en ningun sitio,tal es asi que los niños no pueden hacer su trabajo para el colegio nafda mas decir gracias y mirar de poner esa información.

Juan José Cabrero Nieves dijo...

Hola estoy haciendo un trabajo de investigación sobre el Pabellón de Nestlé en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, donde al parecer estuvieron expuestos algunos de los autómatas que se pueden ver en el Museo de Autómatas del Tibidabo, podrías confirmarme tal hecho y en caso afirmativo que personajes fueron. Te dejo un enlace con mi blog sobre esta Exposición.
http://exposicioniberoamericanadesevilla1929.blogspot.com.es/
Gracias de antemano
Juan José Cabrero Nieves

Juan José Cabrero Nieves dijo...

Se me olvidó indicarte mi correo es:
jujoca1340@gmail.com

Cándido dijo...

Lo siento Juan José no tengo esa información. Intenta ponerte en contacto con Lluis a través del parque de atracciones del Tibidabo. http://www.tibidabo.es/es/homepage

Sañudos

Cándido