miércoles, 9 de enero de 2008

Furgonetas DKW

Entre los años 1958 y 1965 la empresa Auto Union, propietaria de la marca DKW, formó parte del Grupo Daimler-Benz. La primera poseía parte del capital de una planta de montaje en Vitoria, llamada IMOSA, fundada el 17 de noviembre de 1950, cuyo objeto social era la fabricación de furgonetas de la marca DKW.

En 1954 nació de sus cadenas de montaje la primera unidad, la F-89-L, vehículo con motor F8 de gasolina DKW. Este motor de dos cilindros y 700 centímetros cúbicos tenía una potencia de 22 CV. Su carga máxima era de 750 kg. Todas las unidades se producían con piezas venidas de Alemania, y sólo fue hasta un año después cuando se inició la fabricación de vehículos propiamente dicho.

A partir de 1955 estas furgonetas se equiparon con el motor de 3 cilindros y dos tiempos, de 896 centímetros cúbicos y 38 CV de potencia.

En 1960 se empezó a producir la serie 800, que tan sólo se diferenciaba de su antecesora por unos ligeros retoques estilísticos en su frontal y por la incorporación de un motor de arranque.

Recuerdo estas furgonetas con su petardeo de motor, tal que si de una moto se tratara. Al taller de mi padre acudían para ser reparadas la DKW de Nicanor, que tenía una tienda de muebles en mi pueblo y la de Ismael Salcedo, un tratante de la montaña al que nosotros, que eramos unos niños, llamábamos el “acatarrao“ por su voz ronca.

En 1963 se ampliaron notablemente las instalaciones de Vitoria para el lanzamiento de un nuevo modelo de diseño español, el vehículo industrial ligero F-1000. Las primeras unidades iban equipadas con un motor de gasolina DKW de 3 cilindros y 1.000 c.c. y presentaban la posibilidad de cargar hasta 1.000 kg. Un año más tarde se incorporó por primera vez a esta furgoneta DKW un motor diesel, dando así lugar al modelo F-1000-D. Las primeras unidades iban propulsadas por motores Mercedes-Benz fabricados en Alemania, hasta que ENMASA en Barcelona pudo producir motores OM 636 bajo licencia Daimler-Benz.

Se pueden ver unas fotos interesantes en Pegasoesmicamion.

No hay comentarios: